Con una huelga de hambre, dos camioneros reclaman que los dejen cumplir cuarentena en sus domicilios

Dos camioneros que ingresaron a finales de la semana pasada a la provincia, provenientes de otros distritos, iniciaron este lunes una huelga de hambre para reclamar que los dejen cumplir la cuarentena en sus domicilios.

Pese a haber ingresado con un certificado de PCR negativo para coronavirus, los choferes fueron trasladados para cumplir con el aislamiento de 7 días en el hotel Aiello de la ciudad de San Luis. Los gastos de alojamiento corren por cuenta del Gobierno.

Audio: Cristian Nievas, camionero

Cristian Nievas, uno de los manifestantes, afirmó, en declaraciones a Radio Ciudad: “No es lo que queríamos, ningún ser humano quiere llegar a este punto de plantarse en una huelga de hambre. Soy trabajador, padre de familia; lo único que he hecho desde que empezó la pandemia fue salir a trabajar, a enfrentar, como todos. Nosotros, como los médicos, bomberos, la policía, también nos hemos puesto la camiseta y hemos salido a pelear esta pandemia”.

El camionero se quejó: “Todos los trabajadores tienen la posibilidad de ir a sus hogares, estar con sus familias, y nosotros no. Tenemos persecución laboral: si nos demoramos en una fábrica nos mandan a buscar con la Policía; ahora no nos dejan bajar de los camiones en las fábricas”.

Esto me parte en dos el corazón, ver como un hombre laburador que nunca dijo no voy a trabajar por miedo al covid. Al…

Publicado por Luz Mar en Lunes, 21 de septiembre de 2020

Nievas resaltó que el trato que reciben “nos afecta psicológica, moral y físicamente; prefiero estar haciendo esta huelga de hambre para que me dejen ir a mi casa y no estar exponiéndome en la ruta al cansancio”.

El conductor ingresó el viernes a San Luis, proveniente de Buenos Aires, con los resultados de un hisopado que se hizo en Venado Tuerto. Fue hasta el Centro de Transferencia de Cargas (CTC) ubicado en el autódromo Rosendo Hernández, dónde le comunicaron que debía mantener un aislamiento de 7 días en un hotel.

“El viernes me encadené en el autódromo para que me dieran una respuesta, no tuve ninguna ni del gobierno ni del gremio nuestro, que tampoco me apoyó”, contó. Luego del reclamo, lo trasladaron al hotel.

Nievas inició la huelga este lunes al mediodía. La encargada del establecimiento, inmediatamente después, le comunicó al Comité de Crisis la situación. “La gente del hotel le informó al Comité de Crisis que yo estaba en huelga de hambre desde ayer, porque me traen la comida y yo no las recibo. Me dijeron que desde el Comité se rieron, se cagaron de risa”, aseveró.

Además del reclamo, los camioneros pidieron el asesoramiento de un abogado. El letrado envió una nota al Comité de Crisis para pedir una respuesta a la solicitud y para advertir que “se deberán hacer responsables en caso que me pase algo; pero hasta acá no he recibido respuesta”.

El chofer recordó también que hubo una propuesta del Comité para que los conductores cumplan la cuarentena en sus domicilios, pero el resto de sus familias convivientes también debían permanecer aislados. “Nuestras esposas se opusieron porque ellas también trabajan o tiene proyectos, y no se las puede encerrar porque perderían los proyectos”, indicó.

“Ahora todos sabemos que el virus es de circulación comunitaria ¿Por qué a mí y a mí familia nos quieren encerrar? Sabemos que hay policías, médicos, gente del plan que se han contagiado y se van a la casa ¿A la familia de ellos no hace falta encerrarla?”, se preguntó.

Además, cuestionó el procedimiento en su totalidad: “Me pidieron el PCR, me encerraron 7 días, y me tienen que hacer un PCR, que demora 3 a 4 días, para que me de negativo. Después, puedo salir a la calle y contagiarme con el que va por la calle o con el conserje. Si a los 3 o 4 días vuelvo a trabajar, no me hacen ningún control, y puedo contagiar a todos mis compañeros de la empresa. Y si me voy de viaje, me llevo el virus. Tienen que pedir el PCR antes de volver a trabajar, si da positivo, que me encapsulen a mí y a mí familia”. Y sentenció: “Tenemos familia y nuestros hijos nos esperan en el hogar”.