Condenaron a 18 años de prisión a un hombre y una mujer que mataron a un trabajador rural

La parapsicóloga Cristina del Carmen Paredes, de 66 años, y el carnicero Martín Alberto Quiroga, de 44, fueron condenados este martes a 18 años de cárcel por el asesinato de un trabajador rural, ocurrido en octubre del 2015.

Ambos fueron condenados por “coautores penalmente responsables del delito de homicidio simple” y se dispuso su alojamiento en el Servicio Penitenciario Provincial.

En una primera instancia, los imputados habían sido llamados a indagatoria bajo la sospecha de “homicidio calificado por precio o promesa remuneratoria”; es decir, lo que se conoce como “crimen por encargo”. Sin embargo, los dos fueron condenados por homicidio simple.

El hecho por el que fueron condenados ocurrió en una quinta, propiedad de Paredes, en las afueras de Villa Mercedes. La víctima, Pedro Omar Fridel (que en ese momento tenía 59 años), trabajaba en el lugar y desde hacía tiempo reclamaba una deuda a su empleadora.

Una ciudadana allegada a la familia de Paredes denunció la desaparición del trabajador, cuyo cuerpo fue encontrado en un campo cercano al barrio La Ribera.

Las pericias determinaron que Fridel había sido ultimado a golpes y mediante asfixia. Quiroga, en su declaración tanto durante la instrucción como en el juicio, reconoció haber enterrado el cuerpo, aunque aseguró que cuando llegó al campo, el hombre estaba muerto y que Paredes lo amenazó con denunciarlo si no la ayudaba a descartarlo. La versión de la parapsicóloga fue diferente: aseguró que quién lo había asesinado era el carnicero, oriundo de José C. Paz, provincia de Buenos Aires.

El Tribunal, compuesto por Virna Milena Eguinoa -Presidente– y Daniela Estrada y Eduardo Sebastián Cadelago Filippi – vocales -, consideró que ambos participaron del crimen y los condenó a 18 años de prisión.

Además, ordenó que se forme una compulsa a Fiscalía en turno “para que profundice la investigación en torno a la conducta de Joel Gridasow”, uno de los hijos de Paredes.