Condenaron a prisión perpetua al acusado de matar a un productor rural

La Cámara de Apelaciones en lo Penal, Correccional y Contravencional N°2 de San Luis condenó a Samuel Nicolás Nuarte Bianchi a prisión perpetua, por encontrarlo culpable del delito “Homicidio agravado por alevosía y criminis causae”, en perjuicio de Jorge Andrés Eyherabide, un productor agropecuario cuyo cuerpo fue encontrado el 12 de agosto de 2018 en el dique Saladillo.

El veredicto fue leído a las 13:30 por la secretaria de Cámara, Griselda Murcia. El tribunal a cargo de la causa estuvo integrado por el presidente Hugo Guillermo Saá Petrino y vocales Fernando Julio de Viana y Sandra Ehrlich. Además, intervinieron el fiscal de Cámara N° 2, Fernando Rodríguez; como representante del particular damnificado, Adriana Algarbe y los abogados defensores, Aldo Giuliani y Carlos Alberto Puw. 

El juicio comenzó a las 10.00 y se realizó mediante sistema de videoconferencia debido a la situación de emergencia sanitaria.

Previo a la lectura del veredicto, el tribunal recepcionó alegatos de la representante del particular damnificado, el fiscal de Cámara N° 2 y la defensa.

En primer lugar, tuvo la palabra la representante del particular damnificado, Adriana Algarbe, quien manifestó que “el desarrollo de la causa nos ha traído solo dudas que dejan mucho que desear en un caso que necesitaba un tratamiento más profundo. Este proceso nos ha dejado a nosotros y a la familia de Jorge, más preguntas que certezas. Por eso solicitamos que, al momento de fallar, en definitiva, se tenga en cuenta lo expuesto, haciéndole saber a la familia de la víctima, que reclama una lógica justicia, y que tampoco quisiera jamás llevar sobre su conciencia la condena de una persona inocente”.

Además, hizo hincapié en los resultados que espera la familia de Eyherabide, y dijo queremos “justicia, entendida como lo que debe ser y no para conformar una parte o a la sociedad”.

Por otra parte, el fiscal de Cámara N° 2, Fernando Rodríguez, solicitó la pena de prisión perpetua para el imputado.

Sostuvo que, aunque no hay prueba directa que implique a Nuarte, existen indicios de hechos objetivos concordantes sin contradicciones dentro de la causa que indican la autoría del hecho. “Todas las pruebas agregadas a la causa, independientemente del esfuerzo muy loable de la defensa, indican que la última persona que estuvo en el campo, donde se habría producido el hecho, fue el imputado”.

Luego, el fiscal solicitó que se forme compulsa y se investigue al cuñado del imputado Walter Eric Albornoz.

Para finalizar los alegatos el abogado defensor, Aldo Giuliani, solicitó la absolución por no existir elementos directos que acrediten la responsabilidad lo que “ha sido reconocido por la fiscalía y por el particular damnificado”.

En segundo lugar, solicitó la absolución por el principio de “in dubio pro reo”, es decir, “en caso de duda a favor del acusado”. Para argumentar esta solicitud realizó un análisis de cada elemento que puntualizó la fiscalía y que calificó como “indicios” y no como “prueba directa”. Aclaró también que la semiplena prueba puede ser suficiente para un procesamiento y prisión preventiva pero no para una hipotética condena.

“Se ha pretendido decir que el imputado se quería quedar con el campo, lo que es imposible” ya que “lo que había comprado la víctima era una cesión de derechos y no era una escritura, así que por ende no se encontraba a nombre de Jorge el campo” y agregó que la instrucción y la fiscalía establecieron que el motivo del homicidio fue económico como vender una motosierra o cobrar un alquiler, “un alquiler que en el 2018 deben haber sido supongo yo $ 1000 o $ 1500 de un departamento que tiene un solo ambiente y que no son departamentos de lujo, era una vivienda simple”.

Finalmente afirmó que la policía y la instrucción se centró en una sola línea de investigación que describió como “la más fácil, ya que ¿quién vivía con la víctima?… y vivía Samuel el imputado, y bueno listo investiguemos a ese, tiene la camioneta, el móvil, si no lo tenemos lo ponemos, y es económico porque vendió una motosierra y cobró un alquiler”.

El imputado, por su parte, dijo “Jorge era como un padre, nunca le haría daño a nadie, ni por una motosierra, ni por un alquiler, ni por todo el dinero del mundo”.

Además, expresó que hace dos años y seis meses que se encuentra detenido con una conducta excelente, “no he tenido ni una pelea ni un castigo y asisto a talleres”.

Y finalizó: “Estoy muy tranquilo de mi persona y de quien soy y soy inocente”.

× ¿Te ayudamos?