Condenaron a prisión perpetua al femicida de Johana Morán

Este jueves, Flavio Gastón Heredia fue condenado a prisión perpetua por la muerte de su pareja Johana Morán, de 32 años, por el delito de “homicidio doblemente calificado por el vínculo y por mediar violencia de género y agravado por el uso de arma de fuego.

Así lo decidió la Cámara Nº 2 Residual, – integrada por Guillermo Saa Petrino, Jorge Sabaini Zapata y Adriana Lucero Alfonso – luego de recibir los alegatos en el juicio que comenzó la semana pasada.

“Debemos entender que toda muerte de una mujer en forma violenta debe ser entendida como femicidio. Johana estaba en estado de indefensión, en su cuerpo no se encontró ningún acto de defensa, estaba dormida. Allí está probada la alevosía” manifestó la abogada María Elena Aparicio, en representación del padre de la hija de la víctima.

“Tenemos la autopsia con la causal de muerte, las manchas de heridas de distinta data y la marca del disparo que provino de una distancia muy cercana. En la vivienda había desorden y manchas de sangre que en su mayoría estaban en la habitación y en la almohada de Johana. También tenemos lo dicho por la hija de Johana, el testimonio de los testigos y de los vecinos del barrio que dijeron que la pareja mantenía una relación enfermiza, que se escuchaban gritos, discusiones, golpes”, afirmó durante los alegatos.

En contraparte la defensora del acusado, Yanina Tonetti, solicitó que no se aplique la carga de violencia de género y que el tribunal se circunscriba al caso concreto evaluando la totalidad de la prueba, ya que “la desigualdad de poder no se ha probado ya que Heredia fue a pedir ayuda”.

“Los vecinos dijeron que nunca hicieron denuncias. La violencia de género se basa en declaraciones informativas y en el relato de la mamá de Johana. La Cámara Gesell fue impugnada por esta defensa, que no pudo supervisar la prueba. No debemos dejar que se infiltre en este caso el clamor social, la presión social hay que dejarla de lado” declaró la abogada.

Heredia simplemente afirmó que “nada de lo que diga va a cambiar lo que pasó”, previo a recibir su sentencia a prisión perpetua por el femicidio de Johana.