Conmoción por femicidio seguido de suicidio: “Nunca llegó el botón antipánico”

Un femicidio seguido de suicidio conmociona la localidad santafesina de Cayastá. Una mujer de 35 años fue asesinada por su ex pareja de 42 años, que luego se quitó la vida.

La presidenta comunal de Cayastá, María Verónica Devia, relató por LT9 que primero toman conocimiento de la muerte del sujeto, y cuando le van a avisar a su ex pareja, encontraron asesinada a la mujer. Por ese motivo, la principal hipótesis es la del femicidio seguido de suicidio.
Devia comentó que desde 2018 había denuncia de violencia de género contra esta mujer y que había medidas restrictivas. Además, señaló que habían pedido un botón de pánico, pero que nunca llegó.

“Es escalofriante. Tenía la medida de exclusión y de distancia. Estábamos esperando un botón antipánico. Nunca llegó. No sé si hubiese salvado la vida de esta chica, pero siento mucha impotencia” sostuvo la titular comunal.

Agregó que vivían a dos cuadras de diferencia y que el pasado 19 de noviembre el sujeto había estado detenido por 24 horas, tras una nueva denuncia de la mujer por el incumplimiento de la medida de distancia. Pero un fiscal decidió que recupera la libertad. “La angustia es por llegar tarde. La justicia llega tarde” concluyó Devia.

Según el relato policial, los primeros indicios llegaron con un llamado telefónico a la comisaría quinta del pueblo, donde se indicaba que un hombre identificado como Claudio Gómez había sido encontrado muerto en el domicilio de su madre, donde residía.

Al observar lo ocurrido, los agentes policiales advierten que llegó gritando y llorando una niña de 13 años, hija de ambos, quien advertía sobre su madre, quien vivía en otra casa vecina. Al llegar al lugar, encontraron el cuerpo sin vida de la mujer, de nombre Viviana Fátima Ocampo, en signo evidente que habría sido asesinada mediante asfixia.

Interviene en la causa la fiscal Cristina Ferraro, a cargo de la fiscalía de homicidios, quien ordenó el levantamiento de pruebas y las primeras declaraciones testimoniales.

Fuente: EL ONCE

× ¿Te ayudamos?