Consumo problemático: qué es y dónde pedir ayuda

La Ley 26.934 define el consumo problemático como una conducta compulsiva. Se define como “compulsiva” porque se encuentra fuera del control de la persona y puede involucrar alguna sustancia o ninguna. Aunque en general relacionamos los problemas de consumo con el alcohol, tabaco o las drogas ilegales, también pueden presentarse en otro tipo de actividades como el juego, las nuevas tecnologías, la alimentación, las compras o abuso de medicamentos. 

Más allá de la sustancia, el problema se presenta cuando el consumo problemático afecta la salud física o psíquica y/o las relaciones sociales de forma continua.

El Observatorio Argentino de Drogas realizó una encuesta a personas de entre 12 a 65 años sobre consumo de sustancias psicoactivas. El estudio se llevó a cabo en el año 2017 en la provincia de San Luis y fueron encuestadas 821 personas. El 57,5 % afirmaron haber consumido alcohol en el último año. En segundo lugar, le siguió el tabaco con un 25, 9%.

El consumo problemático puede manifestarse como adicción o abuso y debe ser diagnosticado por un profesional de la salud.

Señales tempranas para la prevención

 “Lo primero que se detecta son cambios en el comportamiento, hay que estar alerta a esos cambios, por ejemplo, alguien que tenía una vida social bastante activa de pronto empieza a estar más recluido, o cambia de amistades, tiene alteraciones en el humor” así presenta la Lic. Mónica Lucero las señales que pueden indicar el inicio de un consumo problemático. “Jóvenes y adolescentes pueden empezar a tener cambios en el rendimiento escolar, algunos cambios conductuales; pueden pasar muchas horas en su cuarto, incomunicados, hay modificaciones en la rutina”.

La Lic. Lucero es Jefa del Área de adicciones dependiente de la Dirección Hospital de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud del Gobierno de la provincia de San Luis. Como encargada del Centro de prevención y asistencia de las adicciones (CPAA) informa que este organismo es el primer eslabón del Estado para contener el problema de consumos problemáticos.

“Ofrecemos espacios grupales para pacientes y para las familias”

El CPAA funciona hace cinco años en San Luis y cuatro en Villa Mercedes. Trabaja para contener y acompañar a personas que consumen sustancias ilícitas proponiendo un tratamiento voluntario y sin internación. El tratamiento es grupal, las reuniones se realizan entre pacientes, familiares o referentes afectivos.  Funcionan varios grupos, uno integrado por varones, otro por mujeres, y uno para familiares. “También tenemos un taller psicoeducativo que sería el primer contacto que tiene la persona que llega al CPAA, en donde nos conocemos y empezamos a definir cuál va a ser el tratamiento, que es particular porque responde a la individualidad de cada sujeto” explicó Lucero.

El equipo está conformado por profesionales de la psicología, trabajo social, agentes sanitarios, acompañamiento terapéutico, farmacia y próximamente se incorporará un psiquiatra.

“Ofrecemos espacios grupales, para los pacientes y espacios para las familias, porque entendemos que la familia tiene que hacer un proceso para poder trabajar esta afectación” expresó la jefa del CPAA y agregó que “la mayor prevención es la que hacemos en la familia; la familia tiene que ser un espacio que aloje para que los jóvenes sientan que tienen a sus papás disponibles para escucharlos y para juntos buscar una alternativa o una solución; si nos enojamos o violentamos lo único que hacemos es que este joven se encierre en sí mismo, se aparte, lo que tenemos que tratar de hacer es contener y acompañar”.

Las personas que se encuentren afectadas por un consumo problemático, sus familias o amigos/as pueden comunicarse a los siguientes teléfonos:

En San Luis

Riobamba extremo norte y Ruta 147. Predio del Hospital de Salud Mental.

Tel: 4452000 nec 5160 y/o 6510

Tel. celular 2664-349964

En Villa Mercedes

Maipú 450. Consultorios externos del Hospital Juan Domingo Perón

Tel: 02657-421415  interno 173

“Se trata de que el paciente pueda sobrellevar la enfermedad y no sea excluido”

En el Juzgado de Niñez y Adolescencia de San Luis se tramitan conflictos con sustancias ilegales en personas que tienen hasta 18 años. En estos casos la justicia actúa como intermediaria para derivar el tratamiento al CPAA.

“Recibimos un comunica situación del establecimiento escolar que ha detectado el consumo o por presentación espontánea del progenitor o la progenitora en el Juzgado donde nos pone en conocimiento, puede venir de una denuncia también” explicó la Jueza de Niñez, Daniela Benenati.

En estos casos se actúa en casos extremos cuando la situación de consumo viene de la mano de algún delito o algún conflicto con la ley penal.

“Trabajamos en forma mancomunada, cuando recibimos el caso lo derivamos mediante un oficio judicial, el adolescente tiene que acudir a esa entrevista con su representante legal, tutor, guardador o progenitores”, así lo definió Benenati en referencia a la primera entrevista de admisión en el CPAA.

Mónica Lucero agrega que “como no se trata de un tratamiento voluntario sino impuesto hay que poder trabajar con la vincularidad, hacemos un trabajo bastante minucioso para lograr que el paciente tenga adherencia con el dispositivo que le ofrecemos, tratamos de generar un vínculo donde la persona empiece a pensar en lo beneficioso que es para él mismo hacer este tratamiento y que lo haga por sí mismo y no porque ha sido ordenado por la justicia”.

En definitiva, se trata de un problema de salud mental que debe ser abordado por profesionales de la salud. “La idea en materia de adicciones es que el paciente pueda sobrellevar la enfermedad y que no sea excluido, que pueda tomar consciencia del consumo y el perjuicio que le ocasiona no solamente a su persona sino a su familia” reflexionó la Jueza de Niñez.

Lo importante es acompañar a la persona, recordando que si existe voluntad por parte de quien sufre el consumo se puede concurrir directamente al CPAA. De lo contrario, si se trata de un menor de 18 años se puede solicitar la intervención del Juzgado de Niñez.

Fuente: Prensa Poder Judicial

× ¿Te ayudamos?