Convocatoria Mujeres Puntanas: Leila Sanz fue una de las ganadoras con su coreografía “Trémula”

La obra fue inspirada en la poesía “Tengo ganas de hacer el amor esta noche”, de Beba Di Genaro.

Leila Sanz fue una de las ganadoras con la coreografía “Trémula” en la convocatoria Mujeres Puntanas.

La bailarina compartió sus recuerdos y contó sobre su acercamiento al arte. “Bailo desde que tengo memoria, mi cuerpo estaba eléctrico y desbordado de movimiento. Por eso mi mamá me llevó a una clase de danza clásica, pero no me gustó.  Igual seguí danzando con locura, recuerdo que miraba el musical Cats y copiaba lo que hacía la gata blanca.  A los diez años inicié un taller de danza jazz que había en mi escuela y al mismo tiempo gimnasia artística. Las dos docentes veían las condiciones que había en mi cuerpo para tales destrezas, por eso la profesora de danza me sugirió que vaya a estudiar danza clásica. Y así llegué a Cristina Ponzo, quien, confiando en mí, una vez por semana tomaba clases prácticamente particulares para enseñarme las cosas básicas que nunca había aprendido”, reveló.

Leila relató también que a los 14 años ya sabía que se quería dedicar a la danza. Se presentó al Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, pero no ingresó y decidió tomar clases en el estudio de Julio Bocca. Cuando terminó el secundario pudo ingresar al Instituto Superior de Arte del Teatro Colón (ISATC) donde estuvo dos años, aunque si bien “me profesionalicé en mi danza me faltaba el disfrute del bailar.  Al mismo tiempo inicié Danza Contemporánea y técnica Graham”. Por otra parte, la artista hizo referencia a la importante influencia que el maestro Haichi Akamine tuvo en su carrera cuando comenzó a tomar clases de ballet con él.  “El maestro Haichi Akamine fue responsable de que no dejara la danza clásica”, asegura.

Sus obras

Sobre las características que definen a sus obras, la artista develó que no le gusta pensarse como algo definido, sino que intenta estar en estado de pregunta constantemente. “Creo que, si algo caracteriza mi hacer en el arte, es permitirme estar en proceso y no querer cristalizarlo para darlo por terminado. Me gusta tener la sensación de que mis obras están vivas, creciendo y transmutando. Estas investigaciones las hago desde mi cuerpo situado en el ser mujer y reconocer la opresión patriarcal. Hablar de género es hablar de sexualidad, y en esta temática tan inmensa, elijo crear un discurso sobre la apropiación de mi sexualidad, de mi placer y la deconstrucción de belleza impuesta sobre nuestros cuerpos”, remarcó.

Trémula

Leila también habló sobre cómo fue el proceso de trabajo para lograr la obra con la que participó en la convocatoria Mujeres Puntanas y dijo que esta obra tuvo su primera semilla hace un año, en una clase de danza teatro de Mabel Dai Chee Chang, coreógrafa a la que admira profundamente por su trabajo. Allí surgió este personaje con este vestido tan estrecho y un solo zapato, y su forma tan rígida de moverse. “Cuando empecé a trabajar sobre la creación para Mujeres Puntanas, me encontré con el Poema de Beba “Tengo ganas de hacer el amor esta noche” y sentí que le estaba poniendo palabras a la emoción de la mujer con un solo zapato y le pedí al músico Federico Stuckrath que me musicalizara el poema y finalmente se logró el producto deseado”, expresó la artista.

Mujer en el arteSanz opinó también sobre la visualización de las mujeres a través del arte y dijo que la mujer en el arte siempre ha sido ubicada en el lugar de “objeto bello para ser admirado”, una mujer que se deja ver de una forma pasiva, lánguida, al servicio del observador. “Por eso creo que es importante deconstruir esta idealización de la mujer al servicio del otro. Las pocas mujeres que fueron recordadas en la historia están vinculadas con un hombre. Solo algunas se las reconoce por lo que son en sí mismas, por escribir la historia desde la creación de nuevos pensamientos, nuevos órdenes, necesarios para que la humanidad siga evolucionando hacia la creación de una sociedad más amorosa y respetuosa de la otredad, de la minoría. Es necesario mostrar que ninguna de estas mujeres lo hizo sola, todas fueron trabajando en red, consciente o inconscientemente, pero la historia no es de un Héroe o Heroína, todes estamos en este entramado participando en la construcción de nuestro presente”, enfatizó Leila.

CULTURA SAN LUIS

× ¿Te ayudamos?