Córdoba: pidieron 12 años de prisión para un hombre acusado por trata sexual

El fiscal general Carlos Gonella solicitó ayer la imposición de 12 años de prisión para un hombre acusado de forzar a su pareja a prostituirse para quedarse él con el dinero de esa actividad. Además, pidió el decomiso de un vehículo con el objetivo de que sea destinado a reparar el daño causado a la víctima.

Ante el Tribunal Oral Federal N°2 de Córdoba, integrado de manera unipersonal por la jueza María Noel Costa, el fiscal requirió también una multa de 90 mil pesos y que se obligue al hombre a llevar adelante un curso integral sobre violencia contra las mujeres.

Gonella consideró que Juan José Sanchéz era responsable por el delito previsto en el artículo 145 bis del Código Penal, que reprime a la persona que ofrezca, capte, traslade, reciba o acoja a otra con fines de explotación, ya sea dentro del territorio nacional, como desde o hacia otros países, aunque mediare el consentimiento de la víctima. En este caso, el representante del MPF consideró que la situación se agrava por la vulnerabilidad de la víctima (prevista en el inciso 6 del artículo 145 ter), por la convivencia que mantenían y por haberse consumado la explotación.

La acusación

En su alegato, el fiscal Gonella sostuvo que el acusado mantuvo una relación sentimental y de convivencia con la víctima hasta diciembre de 2020. Explicó que, en ese contexto, la captó y luego la acogió con el objetivo de explotarla sexualmente, aprovechándose de su situación de vulnerabilidad, ya que la mujer atravesaba una situación económica extrema y era consumidora de estupefacientes. Resaltó que Sánchez se quedaba con el dinero que obtenía la víctima.

Para la fiscalía, quedó acreditado más allá de toda duda razonable que en el caso contó con todos los eslabones del delito de trata: captación, acogimiento, transporte y explotación. Puso de relieve también que se evidenciaron “todas las formas posibles e inimaginables de violencia de género”; física, psicológica, emocional, económica y simbólica. Puntualizó que el hombre la golpeó, le gritó, la abusó, la humilló tanto en público como en privado y hasta le retuvo su DNI bajo la excusa de que lo perdería, como forma de controlarla.

El representante del MPF hizo foco en el relato que dio la damnificada, en su historia de vida y también en cómo los profesionales que la atendieron evaluaron su relato. Recordó allí que Sánchez conoció a la mujer en Buenos Aires y comenzó a tejer una estrategia de seducción amorosa con el objetivo de ejercer un dominio sobre ella.

En otro tramo de su alegato, remarcó que la supuesta venta ambulante a la que se dedicaba el hombre era en realidad una pantalla para tapar que se ocupaba de explotar económicamente la prostitución de mujeres, entre ellas, su pareja.

Al momento de analizar la conducta de Sánchez y la pena que pediría contra él, la fiscalía evidenció el contexto de violencia de género que la mujer sufrió durante aproximadamente 17 años, que incluyeron no solo lo físico sino también las humillaciones constantes y las lesiones. Marcó, además, que la víctima quedó con secuelas severas y que el hombre no mostró arrepentimiento ni remordimiento.

Fuente: Fiscales.gob.ar