Coronavirus en España: Pedro Sánchez aprobó un nuevo estado de alarma con toque de queda en todo el país

El Consejo de Ministros ha aprobado decretar el estado de alarma en toda España desde esta misma tarde y al menos durante los próximos quince días, aunque con la posibilidad de prorrogarlo durante meses si así lo autoriza el Congreso, con la intención de dar cobertura legal al toque de queda nocturno.

Así lo ha avanzado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa en la que ha destacado que España se encuentra en una situación “extrema”.

La declaración del estado de alarma, que concede a los presidentes autonómicos ser la autoridad delegada en sus territorios, permitirá a las Comunidades Autónomas confinar total o parcialmente sus territorios.

Asimismo, establece un toque de queda desde las 23.00 horas hasta las seis de la madrugada, aunque puede ser modulado por las autonomías, adelantando a las 22.00 horas y retrasandalo hasta las doce de la noche. También lo pueden modificar para que finalice a las cinco o las siete de la madrugada.

El Consejo de Ministros aprobó el estado de alarma, el cuarto de la democracia, arropado por las peticiones de nueve comunidades autónomas para poder aplicar las distintas restricciones a la movilidad que prevén poner en marcha para frenar esta segunda ola del coronavirus.

El estado de emergencia otorga poderes extraordinarios al gobierno nacional, incluyendo la capacidad de restringir de forma temporal los derechos fundamentales garantizados en la Constitución, como la libertad de movimiento.

El gobierno ya ha declarado dos rondas de estado de emergencia durante la pandemia. El primero se declaró en marzo para aplicar un estricto confinamiento en todo el país, cierres de negocios y reclutar al sector privado para la lucha contra el virus. Se levantó en junio, tras frenar la curva de contagio y salvar a los hospitales del colapso.

El segundo se impuso durante dos semanas en Madrid, para obligar al reacio gobierno regional a imponer restricciones de movimiento sobre los residentes para frenar el rebrote. Duró hasta el sábado.

Una mujer con mascarilla camina frente a la terraza de un bar cerrado tras las restricciones al movimiento impuestas por la Diputación Foral de Navarra para tratar de contener la propagación de la COVID-19, en Pamplona, Navarar, España, el 22 de octubre de 2020. REUTERS/Vincent West
Una mujer con mascarilla camina frente a la terraza de un bar cerrado tras las restricciones al movimiento impuestas por la Diputación Foral de Navarra para tratar de contener la propagación de la COVID-19, en Pamplona, Navarar, España, el 22 de octubre de 2020. REUTERS/Vincent West
El ministro de Salud, Salvador Illa, ha dicho que su agencia y los responsables regionales de salud y estudiar cómo aplicar los toques de queda nocturnos, quizá como los impuestos a partir de las 21:00 en grandes ciudades francesas.

El estado de emergencia facilitaría a las autoridades tomar medidas drásticas, eludiendo la autorización judicial para muchas de las restricciones. Algunos jueces han anulado medidas que restringían los movimientos en regiones concretas, sembrando la confusión entre la gente.

Las autoridades en todos los niveles del gobierno son reacias a imponer otro confinamiento estricto y el cierre de la actividad económica dada la debilidad de la economía española, que ha entrado en recesión y asistido a un gran aumento del desempleo en los últimos meses.

España se convirtió esta semana en el primer país europeo que supera el millón de casos confirmados de COVID-19. Sin embargo, Sánchez admitió el viernes en un mensaje televisado que la cifra real podría ser de más de 3 millones de personas, debido a la falta de pruebas diagnósticas y otros factores.

España reportó el viernes casi 20.000 casos diarios y 231 muertes, elevando a 34.752 el total de fallecidos por la pandemia en España.

INFOBAE