Coronavirus: una universidad ofrecerá montar un puesto en su predio para descentralizar la vacunación

El investigador del Conicet y docente de la carrera de Medicina de la Universidad Católica de Cuyo, Martín Rinaldi Tossi, anticipó a Radio Ciudad que la casa de estudios ofrecerá al Gobierno un espacio dentro de su predio para la vacunación masiva contra el coronavirus, una vez que las vacunas estén disponibles en la provincia.

“Estamos terminando de elaborar una propuesta para que en la misma universidad podamos hacer la aplicación de la vacuna, porque tenemos un espacio abierto donde no concurre gente, con estacionamiento, y tenemos medios para conservar la vacuna”, detalló el científico.

Audio: Martín Rinaldi Tossi, investigador del Conicet y docente de la UCCuyo

Rinaldi Tossi especificó que “sería un desacierto intentar que la vacuna se aplique en un solo lugar, hay que tratar de federalizar lo más que se pueda, que la gente no concurra a los hospitales, porque eso también es un foco de contagio”.

“Debe tenerse en cuenta que se haga la vacunación en distintos puntos que sean seguros y periféricos, que no exista aglomeración de gente”, agregó.

El investigador resaltó que, de acuerdo a las estimaciones del Ministerio de Salud, la vacuna estará disponible en la Argentina para mediados de enero de 2021. En una primera instancia, se aplicará a personal esencial y grupos de riesgo, y luego a todos aquellos que quieran vacunarse.

“Argentina viene realizando negociaciones con distintos laboratorios, con el propósito que la primera vacuna que esté es la primera que se va a ir aplicando. Hay una prioridad para la vacunación, que tiene que ver con el personal más expuesto, personal de la salud, después se va a vacunar masivamente”, recordó Rinaldi Tossi.

Una vez que la vacuna – de cualquiera de los laboratorios – llegue al país, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT) debe aprobarla para que pueda ser utilizada.

“Las autorizaciones de ANMAT son procesos que demoran. En este caso, es una solicitud de emergencia, el ANMAT realiza pruebas técnicas y analizar los datos con quienes que se han realizado la prueba voluntaria. Tardará unos treinta días”, especuló.

El organismo, de todas maneras, comienza a hacer los trámites antes de la llegada de las vacunas, para acelerar el proceso.

“También va a existir la producción local de una vacuna (de AstraZeneca), que va a ser producida en Argentina y envasada en México. Eso nos va a permitir tener la vacuna cerca”, destacó.

De todos modos, para que el mecanismo de distribución de la vacuna en el país funcione “faltan algunas cosas que tienen que ver con la logística de la vacuna, porque no todas las vacunas tienen la misma conservación, algunas hay que refrigerarlas a los menos 20 grados otras se refrigeran a temperatura de heladera y otras a menos 70 grados (Pfizer)”, explicó Rinaldi Tossi.

× ¿Te ayudamos?