Crimen de Fernando Báez Sosa: comienza el peritaje a las zapatillas de los rugbiers

En medio de la pandemia por el coronavirus, la Justicia avanza con la investigación contra el grupo de rugbiers que asesinó a Fernando Báez Sosa, el 18 enero de pasado en Villa Gessel a patadas mientras el joven estaba en el piso. Por la forma de matarlo, el calzado que llevaron aquel día se transformó en un elemento clave en la pesquisa. Así, las zapatillas secuestradas a los acusados por el crimen de Sosa serán sometidas a partir de este viernes a una pericia scopométrica que comparará el dibujo de las suelas con la huella encontrada en el rostro de la víctima.

El peritaje se realizará en el laboratorio de la delegación de la Policía Federal Argentina en la ciudad de Mar del Plata y sus resultados demandarán por lo menos dos semanas.

En este estudio comparativo, los calzados secuestrados en el domicilio que los jóvenes imputados alquilaban en Gesell serán cotejados con los registros de una huella que Fernando presentaba en el rostro.

“Se hace un cotejo entre la impronta del rostro de la víctima, que dejó un dibujo claro, y al cual se le sacaron fotos, con las huellas del calzado y se hace todo un análisis de superposición de imágenes”, detalló a la agencia de noticias Télam una fuente del caso.

Estas pericias habían sido solicitadas por la fiscal Verónica Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Villa Gesell, quien lleva adelante la causa en la que tiene detenidos a los rugbiers Máximo Thomsen, de 20 años, Ciro Pertosi, de 19, Luciano Pertossi, de 18, Lucas Pertossi, de 21, Enzo Comelli, de 20, Matías Benicell, de 20, Blas Cinalli, de 18 y Ayrton Viollaz, de 20.

Estos ocho jóvenes están imputados como coautores del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas” de Báez Sosa, cometido frente al boliche Le Brique de Villa Gesell. Además, están imputados en calidad de “partícipe necesario” Juan Pedro Guarino, de 19 años, y Alejo Milanesi, también de 19, quienes fueron excarcelados.

En cuanto a las medidas de prueba solicitadas por la fiscal, también están pendientes los resultados de las pericias de ADN realizadas en el Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses de la localidad bonaerense de Junín, que podrían demorar dos semanas más.

Por otra parte, también se encuentran pendientes los peritajes psicológicos y psiquiátricos solicitados por el juez para los ocho rugbiers que están detenidos, y recién podrán realizarse cuando se levante la cuarentena por el coronavirus, para evitar desplazamientos de los imputados fuera del penal en el que están alojados.

 

Fuente: Infobae