Crisis en Cambiemos: Emilio Monzó no renovará su mandato en 2019

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, confirmó que el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, resolvió no renovar su mandato en 2019, en una eventual segunda administración del presidente Mauricio Macri, tal como indicaban los rumores que circularon con fuerza desde la mañana de este lunes.

“Emilio Monzó ha cumplido un rol muy importante en la Cámara de Diputados. Pero por una cuestión más humana, en diciembre de 2019 pretende colaborar en otra tarea”, reveló Peña en una entrevista televisiva.

El jefe de ministros dio a entender de esa forma que la de Monzó habría sido una decisión personal, e intentó aplacar versiones sobre la interna que ambos protagonizan: “para nosotros es una persona de extraordinaria importancia”.

Peña evitó dar precisiones sobre el futuro político del bonaerense, aunque las versiones hablaban de que sería designado al frente de una embajada si Macri resulta reelecto en el próximo turno electoral.

Un destino posible es la embajada en España, que actualmente ocupa el misionero Ramón Puerta. Sin embargo, en la sede diplomática dijeron desconocer quién sucederá a Puerta.

Desde que Mauricio Macri llegó a la Casa Rosada, Monzó protagonizó varias internas con figuras del oficialismo, como el jefe de Gabinete, Marcos Peña , y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. También cuestionó públicamente al asesor presidencial Jaime Durán Barba.

Monzó debió lidiar con el frente político más turbulento que enfrenta el Gobierno: la Cámara de Diputados. La semana pasada maniobró para evitar que la oposición lograra sesionar para rechazar el aumento de las tarifas. Sólo le faltó un diputado a la oposición para alcanzar el número necesario para debatir sin necesidad de contar con la compañía del oficialismo.

Antes había practicado equilibrio entre el mal humor social y la presión de los legisladores para eliminar el polémico canje de pasajes, sin quitarle recursos a los bolsillos de los diputados.

Monzó fue electo como diputado en 2015 tras haberse desempeñado como ministro de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y haber sido el principal armador electoral del PRO, rol que debió abandonar en los últimos comicios por diferencias con el resto del espacio macrista.