Croacia ganó por penales y avanzó a cuartos de final del Mundial

Croacia se clasificó a los cuartos de final del Mundial de Rusia 2018 tras vencer a Dinamarca. Luego del empate 1-1 en tiempo regular, los dirigidos por Zlatko Daliic se impusieron por 3-2 en la tanda desde los doce pasos y se metieron entre los ocho mejores equipos de las Copa.

El encuentro tuvo un comienzo atípico, con dos goles en tres minutos. Ambas conquistas llegaron a partir de errores rivales. Habían transcurrido unos pocos segundos desde el inicio del juego y Dinamarca envió un lateral largo al área. La defensa croata no pudo rechazar y la pelota le quedó a Mathias Jorgensen, quien remató al arco. El arquero Danijel Subasic intentó tapar el disparo, pero el balón rebotó en una de sus manos y terminó metiéndose por el primer palo para convertirse en el 1-0.

Pero la seguidilla de acciones desafortunadas no iba a terminar allí. Solo dos minutos después, Croacia llegó hasta el área rival con una buena combinación por derecha entre Rebic y Vrsalkjo. En su intento por despejar, Henrik Dalrsgaard sacó un pelotazo que rebotó en la cara de un compañero y que hizo que el balón le quedara a Mario Mandzukic. El delantero de la Juventus de Italia no perdonó y dispuso el 1-1 con un remate certero ante el arquero.

Pero Croacia no se iba a dar por vencido y, sin demasiada claridad, también pisó el área rival. Modric y Rebic fueron los que intentaron sin suerte ante el arco de Schmeichel.

A diez minutos del cierre, el encuentro pareció quedar enmarcado por un “pacto de no agresión”. Las emociones, sorprendentemente, llegaron en el descuento. Rakitic buscó la victoria para Croacia con un disparo de media distancia que se fue muy cerca y Dinamarca respondió con un córner que Subasic despejó y en la que la pelota derivó en Braithwaite, que remató desviado.

Así, la igualdad se mantuvo y el partido debió definirse en los penales. Comenzó pateando Dinamarca: Eriksen pateó y Subasic desvió, la pelota pegó en el palo y salió. Luego fue Baldej para Croacia y Schmeichel tapó con las piernas. Los primeros en convertir fueron Kjaer y Kramaric para poner el 1-1. Luego, acertaron Krohn-Dehli y Modric. Los arqueros volvieron a lucirse: Subasic le atajó a Schone y Schmeichel a Pivaric.

El guardametas croata iba a ser el gran héroe de la jornada al atajarle el último disparo de Dinamarca a Jorgensen. Finalmente, Rakitic convirtió su penal y sentenció la serie en favor de los balcánicos.

En los cuartos de final, Croacia se enfrentará al dueño de casa, Rusia. El encuentro se jugará el sábado 7 de julio en el estadio Olímpico de Sochi.

Fuente: Infobae