Cuánto cuesta vacacionar en Potrero de los Funes

AUDIO: RAÚL LUCERO (COMPLEJO EL LABRADOR)

{mp3}lucero06012019{/mp3}

 

AUDIO: MIRTHA TANO (CASABLANCA RESTO BAR)

{mp3}tano06012020{/mp3}

 

Potrero de los Funes es uno de los centros turísticos principales que ofrece la provincia de San Luis a la hora de pensar en las vacaciones. En la temporada estival, la localidad suele estar repleta de visitantes de Mendoza, Buenos Aires, Córdoba y otros puntos del país menos “esperados”, como Formosa.

Además de sus bellos paisajes serranos, el río, el lago y la numerosa y llamativa oferta comercial y gastronómica, Potrero cuenta también con precios que, comparados con otros destinos del centro del país, se vuelven accesibles para un verano “gasolero”.

Raúl Lucero, del complejo de cabañas El Labrador, detalló que una estadía para cuatro personas tiene un precio de $3.400. “Las cabañas son amplias, tienen 60 metros cuadrados, tienen dos habitaciones, una tiene somier y la otra dos camas de una plaza; tienen placar, caja de seguridad, antebaño, baño con hidromasaje, una cocina equipada; TV, cochera, asador individual; acceso a la pileta, un solárium; y el SUM con juegos, sillones, mesas”, explicó.

También hay cabañas para seis personas, con un precio de $4.000 diarios. El lugar cuenta con cámaras de seguridad en las cocheras.

El cabañero contó que las familias que se hospedan allí, en general, no suelen salir mucho del complejo: “La gente sale puntualmente a conocer algo, vuelve, se hace el asado, después se da una vuelta por el paseo de los artesanos y vuelve y se hace otro asado. Llama mucho la atención la vista que se tienen desde el complejo”.

En este sentido, indicó que las familias suelen recurrir mucho al delivery para almorzar o cenar.

El sector gastronómico, en tanto, también renovó sus expectativas con el auspicioso comienzo turístico del año en la localidad. Mirtha Tano, de Casablanca Resto Bar, afirmó: “En el sector gastronómico hay una variedad interesante, con distintos tipos de comida, como para poder recorrer, lugares con precios accesibles. La gente está conforme”.

Tano señaló que una cena, con bebida incluida, para un matrimonio con dos niños puede rondar los $1.000 en promedio; si los hijos son adolescentes la suma se estira hasta los $1.500.

“La gente sale a comer, también cuida su bolsillo. Durante el día sale a recorrer y come algo liviano, pero después sale a cenar”, agregó.

Tanto el sector gastronómico como hotelero subió sus precios un 40 por ciento respecto de los valores del año pasado. “Hemos tenido que remarcar los precios, porque la materia prima aumentó, pero parte de ese aumento lo absorbemos nosotros. La rentabilidad se achicó, pero tampoco podemos cobrar muy caro porque la gente sino no sale”, argumentó Tano.

Los comerciantes coincidieron en mirar con optimismo la temporada que se acaba de iniciar. “Hemos empezado muy bien, tenemos reservas al 70 por ciento para todo el mes”, indicó Lucero. “La actividad repuntó bastante. Tenemos bastante turismo y creemos que va a ser muy buena la temporada”, cerró Tano.

× ¿Te ayudamos?