Declaró el principal responsable de la investigación del femicidio de Cecilia Basaldúa

En la séptima audiencia por el femicidio de Cecilia Basaldúa dieron su testimonio los efectivos de la fuerza policial Diego Walter Sartori, Fernanda Ester Vera, Ariel Zárate, Luis Alberto Arrieta, Javier Alberto Pagano, Oscar Moyano y Gustavo Arturo Herrera.

La audiencia transcurrió en los Tribunales de Cruz del Eje el martes 10 de mayo desde las 11:10. Ariel Zárate fue el principal responsable de la investigación y su declaración fue desde Bouwer al estar procesado por violencia de género. 

El primer testigo en declarar fue Diego Walter Sartori, Sargento Primero de la departamental Punilla Norte desde hace tres años. Los dichos de Sartori evidenciaron ciertos puntos idénticos a los relatos de otros oficiales las actuaciones de Mario Mainardi.

Sartori declaró que tomó conocimiento de la causa por sus superiores que le comunicaron que había desaparecido Cecilia Basaldúa. Fue el encargado de entrevistar a algunos testigos como Ricardo Reimundo Heredia y estuvo en el allanamiento de la casa de Tatiana. 

Por otro lado, Sartori relató que cuando entró en la oficina donde estaba declarando Lucas Bustos escuchó que éste decía que había querido besar a Cecilia y que ella no quiso. 

Declaró Sartori que, ante el rechazo en un segundo intento, Bustos contó que le había pegado una “piña” porque estaba enojado. “Después salgo para donde estaba la chica rubia con la sumariante” para ayudar en la discusión que mantenían. 

Además, dijo que no vio a otra persona cuando estuvo en la sala donde entrevistaron a Lucas Bustos -excepto Trepant- y que no recuerda la duración del tiempo de la entrevista. Que él llegó al final de la entrevista. “Cuando yo llego -Bustos- ya había declarado”. 

El segundo testimonio de la mañana fue el de la Sargento Fernanda Ester Vera, residente de Villa de Soto y trabaja en el área de sumarios en la Comisaría de Capilla del Monte. Ante la pregunta de si conoce a Lucas Bustos ella declaró que sí, y que el día 28 de abril ella misma lo imputó. 

Vera testificó que tuvo conocimiento del caso entre el día 10 u 11 de abril. Explicó que en la comisaría trabajan cuatro sumariantes. “Esa semana los sumarios eran míos”. Declaró además que hay poca gente en la guardia de la comisaría de Capilla del Monte.

La Sargento dijo que se enteró del caso de Cecilia cuando se activó el protocolo de búsqueda de desaparición de personas. 

La tercera testimonial fue la esperada declaración del subcomisario de la brigada de investigaciones del año 2020, Ariel Zárate. Actualmente el oficial se encuentra detenido y realizó su testimonial de manera virtual desde Bouwer. Fue él quien estuvo a cargo de la investigación y mantenía un constante diálogo con el padre y la madre de Cecilia durante la búsqueda.

En su declaración ante el tribunal, Zárate afirmó que conoció a Lucas Bustos en el procedimiento policial y respondió que, entre sus tareas, había ido a la casa de Mainardi a entrevistarlo. 

El juez le preguntó qué más hizo, y Zárate respondió que, al volver a trabajar, se reunió con los oficiales para ver cómo coordinar la tarea investigativa. Hizo mención de que se trabajó mucho tiempo en los allanamientos y haciendo entrevistas, pero que no recordaba claramente en qué allanamientos había participado, ni en qué horarios.

Ante el pedido de que agudizara su memoria, Zárate continuó su declaración explicitando que fue parte de las siguientes acciones de investigación: entrevistas a Mainardi, los trabajos de luminol que se hicieron, tanto en la casa de Mainardi como en el “rancho” – casa que habitó Ceci antes de ir a la casa de Mainardi- y en el allanamiento de la casa de Bustos. 

El fiscal Cuello le preguntó quién estaba a cargo de la investigación. Y el testigo respondió que el “jefe directo” era Bracamonte y que él (Zárate) coordinaba con Romero para hacer las tareas de rastrillaje.

El fiscal Cuello le consultó sobre qué hizo cuando apareció el cuerpo de Cecilia. Zárate contestó que, al llegar al lugar, observaron desde una parte superior, alta, que no se podía ver de cerca porque era inaccesible, que ya había varias personas en el lugar y que eran de otras dependencias. 

Zárate dijo que cuando llevaron a los Bustos a declarar, fue un primo de ellos y que no lo podían llevar en el móvil policial por el protocolo de la pandemia. En la comisaría se procedió a tomar la testimonial. El testigo dijo que él mismo estuvo hablando con Lucas Bustos.

Battistón le consultó si elaboró un acta. Zárate respondió: «sé que se hizo un acta de detención». Battistón repregunta si se hizo una citación formal. Zárate responde que no porque siempre fueron en calidad de invitados, que los Bustos quisieron ir a la comisaría a declarar para aportar algún dato. 

Ante la pregunta de a cuántas personas habían entrevistado aparte de la familia de Bustos, Zárate dijo que a más de 30 personas de la zona. E hizo énfasis, nuevamente, con que a todas las personas se las invitó. Ante esta insistencia se le preguntó si alguien más de todos los “invitados” fueron a la comisaría y Zárate dijo que no.

Le preguntaron al testigo si había algo particular en los hermanos Bustos o en su familia, y Zárate dijo que no había algo particular con ellos dos. Aclaró, nuevamente, la calidad de invitados y que a Lucas y a David Bustos los llevaron en el móvil porque no tenían vehículo. 

El fiscal Battistón le preguntó cómo se enteró de que Lucas Bustos había testificado, Zárate respondió que se enteró en la cocina, por una persona de Protección a las personas. Que en ese momento él (Zárate) había salido porque le pidieron que se comunicara con la Fiscal Kelm para que le cuente cómo estaba siendo el operativo hasta el momento. Cuando volvió a ingresar le comentaron que Lucas Bustos había declarado.

El cuarto testimonio fue el del Sargento Javier Alberto Pagano, quien trabaja en Protección a personas, en la ciudad de Córdoba, hace 12 años. 

Se le consulta cómo participó en la investigación y qué era específicamente lo que él tenía que hacer. Entonces Pagano respondió que, además de las entrevistas, un día en el almuerzo hicieron una pequeña reunión, una videollamada con la Fiscal Kelm y que ella dio la orden buscar al testigo Lucas Bustos, pero no explica fundamentos del porqué de esa orden. 

Por la orden de la fiscal el sargento manifiesta que fueron a buscar a los Bustos con el oficial Arrieta y Zárate para traerlos como testigos. Zárate bajó a buscarlos y llegaron de vuelta a la comisaría con los dos hermanos alrededor de las 15. 

Después contó los mismos hechos que su compañera Trepant, que ella le mostró a Lucas una foto de Cecilia y le preguntó si la conocía. Declaró Pagano que Bustos responde que sí, que la conocía y que habían estado conversando sobre caballos. 

Entonces su compañera le pregunta a Lucas cómo estaba vestida, a lo que Bustos responde: «de arriba, no sé” para luego describirle el color de la ropa interior de Cecilia. 

Pagano cuenta que en el momento de la entrevista Lucas estaba decaído, que hablaba bajito, que él (Pagano) estaba entrando y saliendo a la cocina. Cuando vuelve a entrar a la oficina lo escucha a Lucas “como que estaba contando algo”. 

Entonces Arrieta le ofrece agua y le pregunta si quería que lo deje a solas con la compañera Trepant, que estaba ahí, Bustos respondió que sí. En ese momento, la abogada Daniela Pavón le marcó una contradicción con su testimonio anterior, en la que decía que cuando le preguntaron a Lucas Bustos si se quería quedar a solas él dijo que no, mientras que en el día de hoy él dijo que sí, que Lucas había accedido y por eso salieron.

Cuando le preguntan cómo se entera de la confesión de Bustos, el testigo manifiesta que es Arrieta quien le comunica a Zárate y a todos, porque era el único que estaba en la oficina con el imputado.

El testimonio de este efectivo es central porque declara haber estado presente en el momento de la confesión de Lucas Bustos. Pero en su testimonio hay varias contradicciones, sobre todo en cuanto a si estaba solo o acompañado por Trepant en esa instancia y sobre la duración de la entrevista.

El testigo contó que fue comisionado para ir a Capilla del Monte con Albariño y Trepant Ochoa, una semana antes de que apareciera el cuerpo sin vida de Cecilia Basaldúa. 

Declara que como primera medida entrevistan a Mainardi, quien les relata cómo fue el último día que estuvo Cecilia en su casa. Después de eso, cuando aparece el cuerpo sin vida de Cecilia, el 25 de abril de 2020, vuelven a la ciudad de Córdoba.

Según Arrieta, fue Bracamonte, segundo jefe del Departamento de Investigaciones de Punilla, quien ordenó la búsqueda de Bustos ya que era quien estaba en conexión con la fiscal Paula Kelm. 

Arrieta declaró que percibió que Lucas Bustos estaba nervioso, que por eso le ofreció agua y le mostró su credencial. Declaró que a Bustos se le entrecortaba la voz, y entonces le preguntó si quería contarle a Lorena Trepant y “Lucas dijo que si”, en una declaración que contradice a los testimonios de otros policías que se encontraban en el lugar.

Arrieta declaró que escuchó decir a Bustos, nervioso: “Yo me enfurecí, la maté ahorcándola”. De acuerdo al testigo, Lucas Bustos dijo: “Yo estuve con Cecilia, quería escribir un libro”. Arrieta dice que Bustos confesó que ella estaba hablando con los caballos y él la mató ahorcándola.

Arrieta declaró, además, que estaba solo en la oficina con Lucas Bustos, contradiciendo la declaración de Trepant, quien testimonia que ella estuvo ahí presente. Que allí le preguntó a Lucas cómo estaba Cecilia y éste le dijo “con una calza negra”. Arrieta afirma que Lucas Bustos le dijo que esto ocurrió “donde se juntan los ríos”.

El testigo dice que fué él mismo quien le avisó a Bracamonte la novedad y que Bracamonte habló con la fiscal Paula Kelm, y ella ordenó la detención. 

Arrieta declaró que la entrevista a Lucas Bustos duró aproximadamente media hora, 40 min. que estaban presentes Trepant, Pagano y otro agente cuyo nombre no conoce.

Según Arrieta, él le mostró a Lucas Bustos una foto de Cecilia Basaldúa que tenía en el celular (una foto que salió en un diario), otro punto que se superpone a la declaración de Trepant, quien en su testimonio dijo que ella fue quien le mostró la foto a Bustos. 

Arrieta declaró que a Lucas Bustos “se le corta la voz, se nota la angustia, casi llora y dice: “Se me fue la mano, la ahorqué, la quise besar””. Arrieta le avisó a Bracamonte y ya no volvió a entrar a esa oficina.

El abogado querellante del Ministerio de Derechos Humanos, Gerardo Battistón, pregunta a Arrieta por qué hay dos declaraciones. En la primera, consta que Arrieta declaró que Lucas Bustos comentó: “lo del libro, lo de la planta, “se me fue la mano”, porque la intentó besar, ella le pegó, él se enfureció y la agarró del cuello. Por eso estoy muy asustado”.

En la segunda declaración, tiempo después al momento de la declaración de Lucas, Battistón expone que Arrieta amplió dando muchas más precisiones sobre el 28 de abril. Arrieta dice que la declaración más completa es la que debe ser tenida en cuenta.

Battiston pregunta a dónde se hizo la declaración escrita, Arrieta responde que en la comisaría. Y también Battistón pregunta si alguna vez leyó el sumario, Arrieta le responde que no.

Fuente: La Nueva Mañana