Delicia en casa: paletas heladas de crema, fresa y arándanos

No hace falta decir cuáles son las virtudes del helado. Ya sea como postre o como tentempié dulce, es casi imposible encontrar a alguien que no guste de este agradable alimento. En esta ocasión, compartimos una receta sencilla para hacer unas deliciosas paletas heladas de crema, fresa y arándanos.

Los helados frutales son ideales para los tiempos de calor. Con el agregado de la crema, además de la frescura se obtiene un sabor único e indescriptible.

Es cierto que para la elaboración de helado casero no hay una única fórmula, sino que existen varias recetas. La que ofrece este artículo es una de las más fáciles de hacer, que requiere de poco tiempo y no necesita de muchos artefactos específicos en la cocina.

Paletas heladas caseras: ¿cómo hacerlas?

Ingredientes. Para un total de 10 unidades de paletas heladas se necesita de:

  • 250 gr. de crema de leche.
  • 180 gr. de leche condensada.
  • 50 gr. de leche entera.
  • 250 gr. de fresas.
  • 250 gr. de arándanos.

Por otra parte, aunque no son ingredientes en sí, es importante destacar la necesidad de contar con los moldes especiales para llevar el helado al congelador y que quede con la tradicional forma de paleta. Lo mismo ocurre con los palillos de madera.

Elaboración.

En primer lugar, se mezcla la crema de leche con la leche condensada hasta que queda homogéneo. Luego se agrega la leche entera y se revuelve hasta obtener una preparación pareja.

Luego hay que lavar con cuidado las fresas y los arándanos. Tras quitarles el rabito, hay que cortarlas en trozos pequeños, en forma de cubitos, teniendo en cuenta que dichos trozos son los que se van a comer cuando la paleta helada quede lista.

El paso siguiente consiste en agregar las frutas a la mezcla de crema y leche. Aquí hay dos opciones: se pueden hacer paletas que combinen ambas frutas, o bien que algunas sean de fresas y otras de arándanos.

Si se elige esta segunda opción, hay que dividir la mezcla en dos y hacer este proceso dos veces de forma separada.

Una vez que se vierten las frutas en la crema, se revuelve hasta que todo queda bien integrado.

A continuación, basta con rellenar los moldes de las paletas y llevar al congelador por unos 20 minutos. Transcurrido este tiempo, se sacan los moldes y se les agregan los palillos de madera.

Finalmente se lleva de nuevo al congelador, se deja reposar por al menos 6 horas y ¡listo! Ya se puede disfrutar de unas deliciosas paletas heladas de crema con fresas y arándanos.

Fuente: MDZ

× ¿Te ayudamos?