Descuartizó y prendió fuego a su novia, y podría quedar en libertad

El abogado defensor de Pablo Cuchán pidió la prisión domiciliaria, mientras que además presentó anteriormente un recurso de queja para recuperar la libertad condicional de su defendido.

En octubre del año 2004, el cuerpo de Luciana Moretti fue encontrado descuartizado y prendido fuego en la localidad de Ingeniero White, en Bahía Blanca, y por el horrendo crimen detuvieron a Pablo Cuchán, quien finalmente en el año 2007 fue condenado a 18 años de prisión.

A pesar de que luego le bajaron la pena a 17 años, lo cierto es que finalmente salió de la cárcel tras haber cumplido los dos tercios de la condena, y en 2016 recuperó la libertad, aunque fue solo por un tiempo.

Tras una denuncia por agresión y luego de haber chocado alcoholizado, en abril de 2019 se le revocó el beneficio, y se resolvió que continúe preso hasta octubre de 2021.

Aún así, su abogado defensor pidió que se le concedieran salidas transitorias, y aunque le fueron negadas a finales de abril, lo cierto es que ahora el letrado pidió la domiciliaria para su cliente por el hacinamiento que hay en las cárceles.

Del mismo modo, existe también otro recurso de queja en el que se solicita que el criminal recupere su libertad condicional, la cual le fue revocada en 2019.

Según explicó a BigBang la abogada Vivana Lozano, que representa a la familia Moretti, en 2016 el acusado salió el libertad luego de once años y se instaló así en la ciudad de Monte Hermoso, algo que pudo conseguir gracias a que la sentencia de su condena en ese entonces todavía no estaba firme “por la cantidad de recursos que presentó su defensor y por las demoras judiciales a la hora de resolver”.

Sin embargo, tras recibir una denuncia por agresiones, y luego de chocar su auto mientras manejaba alcoholizado, Cuchán regresó a la cárcel en abril de 2019 tras un fallo del Tribunal en lo Criminal N°1. Aún así, solicitó que le dieran salidas transitorias para reanudar el vínculo con su familia, las cuales fueron negadas el pasado 24 de abril en base a un informe psiquiátrico que desaconsejaba la medida.

El documento explicaba que el detenido es un sujeto con “una clara tendencia a la manipulación, y una personalidad de orientación narcisista con marcados rasgos de inmadurez e infantilismo”, y que además es incapaz de efectuar una autocrítica, sobre todo con sus relaciones conflictivas.

“Cuchán ha ido ocupando en la dinámica familiar un lugar de privilegio que de alguna manera le sostiene y facilita ese lugar de omnipotencia y egocentrismo a lo largo del tiempo, justificando sus conductas transgresoras impidiendo de esta forma la adquisición paulatina de responsabilidades más adultas”, aseguró el informe.

A pesar del rechazo del beneficio, en las últimas horas el letrado del detenido, el doctor Maximiliano de Mira, solicitó que se le conceda a su cliente la prisión domiciliaria, debido al hacinamiento que existe hoy en las cárceles, con el peligro que eso conlleva en medio de una pandemia.

Más allá de este reciente pedido, De Mira también presentó un recurso de queja el año pasado luego de que a Cuchán le revocaran la libertad condicional. “El abogado apeló a la Cámara de Apelaciones de Bahía Blanca, lo rechazaron y entonces fue a Casación. El tribunal de Casación Penal provincial nunca nos notificó esto y nos enteramos de ese recurso de queja por los medios”, se quejó Lozano, y denunció que ante esta falta, no se cumplió la Ley de Víctimas, la cual fue sancionada en el 2017 y le concede a los familiares una cantidad de derechos que se deben respetar por parte de la Justicia.

“Tras ese recurso de queja, Casación consideró que no era grave lo que él había hecho como para que le quiten la libertad y revocó la decisión de la Cámara de Bahía Blanca, y ordenó emitir una nueva resolución. De la Cámara, hasta el momento, no he tenido notificación alguna tampoco. Si no podemos frenar la situación, la Cámara va a tener que atenerse a lo que dice Casación y van a darle la libertad. Espero que no sea así, y que por una vez escuchen a la víctima”, pidió la abogada.

En comunicación con BigBang, Liliana Salvatori, la mamá de Luciana Moretti, se mostró muy enojada con la posibilidad de que el asesino de su hija vuelva a la calle, y aseguró que se enteró de que esto era así a través de los medios de comunicación, porque desde el sistema judicial no se lo avisaron.

“Después de salir, se mandó algunas macanas, y en el 2019 volvió a la cárcel. Como no había cumplido las reglas establecidas para la libertad condicional, regresó a la cárcel. Desde entonces, tenía que quedarse ahí hasta octubre de 2021, y ahora hay posibilidades de que salga”, se lamentó.

 “Ahora con el pretexto del coronavirus pidió salidas transitorias, pero se las negaron”, aseguró Salvatori, y aclaró que lo único que quiere es que Cuchán permanezca preso hasta el año entrante, porque de todos modos, la condena por lo que le hizo a su hija no la va a cumplir.

“Él los 17 años no los va a cumplir nunca”, denunció, e hizo referencia a que salió de la cárcel en el 2016, tras once años preso, cuando en realidad todavía le quedaban seis años más por delante.

En este sentido, le pidió a los jueces que no lo dejen libre, porque es una persona peligrosa que puede volver a cometer un acto horrendo con otras chicas que no lo conocen.

“Mientras estaba preso buscaba chicas en Badoo y en Tinder, él estando en la calle se trata con cualquier persona, hay chicas que no lo conocen, porque cuando pasó lo de mi hija eran pequeñas y entonces no lo reconocen”, aseguró.

Sobre la negativa con respecto a las salidas transitorias, Salvatori se mostró tranquila, y aclaró que es mentira que el acusado quiere estar en libertad para recomponer en vinculo familiar con su madre y hermana.

“Pido por favor que no salga. Nosotros llevamos un dolor de por vida y es una mochila que cargamos hasta que nos muramos”, cerró conmovida.

El hecho

El 24 de octubre de 2004, el cráneo de Luciana Moretti fue encontrado frente al frigorífico San Martín, en las afueras de Bahía Blanca. Después de una semana de rastrillajes, los restos de su cuerpo se hallaron, una parte, en el quincho de la casa de Cuchán, mientras que el patio, al lado de una pileta de natación y cerca de un cantero con flores, aparecieron más huesos.

Otros restos de la chica de 15 años aparecieron en un terreno baldío, cercano a un taller mecánico donde al acusado solía arreglar su auto. Tres años después de esto, precisamente el 7 de julio de 2007, se dio inició al juicio contra el criminal, quien finalmente solo una semana después resultó condenado a 18 años de cárcel.

Durante el proceso, el detenido confesó que creyó que Moretti habpia muerto por una sobredosis, y que desesperado, no supo qué hacer con su novia y decidió prenderla fuego en la parrilla con solvente y leña.

“No veía salida alguna; en el apuro, en el arrebato, la veo recostada sobre la cama. En eso empezó a sonar el teléfono, timbre, no sé qué sonaba y…y bueno; la cargué en brazos y la llevé al quincho de mi casa”, relató ante el Tribunal en lo Criminal N° 1.

Tras el debate, permaneció en prisión hasta el año 2016, cuando se cumplieron los dos tercios de su condena, y pudo salir en libertad condicional, la cual perdió finalmente en 2019 tras recibir una denuncia de otra joven a la que agredió.

Fuente: Big Bang News

 

× Whatsapp