Desesperado pedido de universitarios varados en España para volver al país

Un grupo de estudiante universitarios argentinos que se encuentra varado en España, entre los que se encuentra una joven de San Luis, publicaron una carta para dar a conocer la situación que atraviesan por no poder regresar al país.

Los jóvenes quedaron en el país europeo cuando se decretó el aislamiento social obligatorio y el cierre de fronteras, que impide que las aerolíneas cumplan sus rutas hacia la Argentina y traigan de regreso a los varados, salvo en casos excepcionales autorizados por el Gobierno.

En la misiva, los universitarios describen todo lo que viene sucediendo con ellos desde el inicio de las medidas del Estado Nacional.

La carta completa

La presente carta tiene como objetivo visibilizar la situación de un grupo de universitarios varados en España. Estamos lejos de querer hacer de esto un acto político partidario, por el contrario, estamos comprometidos y comprometidas con la Argentina y con ésta crisis sanitaria y queremos colaborar en todo lo que a nuestro humilde alcance sea posible. Hacemos esta carta porque necesitamos visibilizar nuestra situación de vulnerabilidad y queremos saber cuándo podremos volver a nuestra casa.

Somos estudiantes universitarios de carreras de grado y jóvenes profesionales que nos encontramos haciendo intercambios estudiantiles, prácticas y estudios de grado y posgrados en España. Mayoritariamente nos encontramos en la Comunidad de Madrid, pero también en Zaragoza, Salamanca, Cádiz, Mérida y San Sebastián. Vinimos en distintas fechas, algunos y algunas en noviembre del 2019, otros y otras a comienzo del presente año 2020.

Nos encontramos varados en España sin obtener una respuesta acerca de cuándo podríamos volver a nuestro país. Algunos contamos con pasajes cancelados, y otros con pasajes que se cancelarán a la brevedad, por el cierre de fronteras y las restricciones de público conocimiento del DNU 274/20, 313/20 y complementarios. Todos hemos llenado el formulario de repatriación correspondiente, solicitado por cancillería argentina.

En cuanto al alojamiento, algunos de nosotros y algunas de nosotras nos encontramos con contrato hasta el 31 de mayo o primeros días de junio, sin saber luego dónde alojarnos. Otros ya han tenido que mudarse producto de que se les venció el contrato de alquiler.

Conforme pasan los días la situación económica de cada persona se hace más difícil. Algunos contábamos con ahorros previos que se terminan y otros vinimos en búsqueda de trabajos para poder hacerle frente a nuestra instancia académica. Trabajos que algunos ni siquiera llegamos a conseguir, ya que, con motivo de la pandemia, cerraron todas las oficinas migratorias y de trámites sociales para ingresar al sistema laboral. Otros que hemos sido despedidos de esos trabajos a comienzos de la pandemia y nuestros ahorros, lógicamente, se agotan con el correr de tiempo. Por lo que la situación se torna cada vez más complicada y desesperante conforme van pasando los días, sin saber cuándo podríamos volver a casa, quedando en situación de vulnerabilidad. No contamos con ingresos propios en ningún caso para poderle hacer frente a esta difícil situación.

Además de las dificultades económicas planteadas se suma el hecho de tener que abonar un nuevo pasaje para poder volver. Dicho pasaje que, hasta ahora ha operado en general solo aerolíneas argentinas, ronda los 600 euros (valor bastante más elevado que un vuelo comercial convencional para ese tramo de vuelta, más considerando que no se aclara si eso incluye los impuestos del 30% aplicados a transacciones internacionales o si hay que sumarlo). Cuestión también a mencionar, ya que, a pesar de algunas peticiones en ningún momento se tomó la medida de dejar de cobrar ese impuesto a las personas varadas, que en este contexto internacional solo vuelve más gravosa nuestra situación. Y también, está el coste del alojamiento que imponen algunas provincias para realizar la cuarentena que vale alrededor de 30.000 pesos argentinos, según corresponda.

Por otra parte, hay que tener en cuenta, que a muchos de nosotros y nosotras ya se nos vencieron nuestros periodos de estadía planificados y quedamos sin seguro médico, o que incluso algunos seguros vigentes están diciendo que no responderían ante esta circunstancia de pandemia. Con lo cual es aún más agravante la situación, sumado a que estamos en España uno de los principales países afectados por el COVID-19, y más aún quienes estamos en Madrid, que ha sido el epicentro de fallecidos de este país. Nos encontramos en zona de riesgo y no tenemos los medios para ser atendidos, una razón más para que sea considerada nuestra situación. Es una responsabilidad colectiva velar por la salud de todos los argentinos, y en este caso, no se está procurando nuestra salud y seguridad. Se nos está exponiendo a una situación de desprotección, incluso, cuando hay Universidades Públicas y el Ministerio de Educación de Nación involucrados en nuestros procesos de intercambios académicos. Los cuales deberían asegurar nuestro bienestar y quienes lamentablemente nos manifiestan que no tienen las herramientas y/o competencias para darnos una solución, ya que es el Ministerio de Exterior y las Cancillerías y Consulados quienes deberían actuar en estos casos.

Es importante aclarar que si bien está en vigencia la Resolución del Ministerio de Relaciones Exteriores, comercio internacional y culto 62/2020, que crea el programa de asistencia para argentinos en el exterior y en su artículo 2 dice “Programa de asistencia de argentinos en el exterior en el marco de la pandemia de coronavirus”, tiene por objeto prestar asistencia a los nacionales argentinos o residentes en el país que no pudieran ingresar al territorio nacional en virtud de lo previsto por el artículo 1° del DNU 313/20 del 26 de marzo de 2020, a través de las representaciones argentinas en el exterior y hasta tanto puedan retornar a la República Argentina”. En nuestro caso dicha normativa creemos que es insuficiente. Como hemos descrito anteriormente, somos ciudadanos argentinos que estábamos en instancias académicas en el extranjero, por distintos convenios de universidades, que con mucho esfuerzo personal y de nuestras familias, logramos conseguir, a fin de perfeccionar o complementar nuestra formación profesional, objetivo en gran parte frustrado. Luego de más de 50 días de la vigencia las medidas que tomó nuestro país, aún no tenemos respuestas concretas del Consulado, ni de Cancillería. Esto nos hace sentir abandono de su parte. Muchos estamos en una situación crítica y de vulnerabilidad, pero así todo, nuestros casos no son tenidos en cuenta, y solo nos responden con evasivas. Luego de mucho insistir, algunos y algunas solo logramos que nos dieran un voucher para usar en un supermercado por única vez con un monto de 50 euros, lo cual es claramente insuficiente para la manutención en el país, cuyo salario mínimo legal establecido es de 950 euros mensual. De este modo queda demostrado que esa ayuda del gobierno, representa solo un 5,2% de lo que se necesita para poder mantenernos.

Por el hecho de ser jóvenes y estar solos, no somos personas consideradas de riesgo. A pesar y, por ende, estamos últimos en los listados de “repatriación” al menos en la teoría. Porque en la práctica por razones que desconocemos, han vuelto en los vuelos de repatriación personas que no son de riesgo incluso personas de público conocimiento por la prensa argentina. Por lo que, además de la incertidumbre y de la desesperación de la situación, se suma la impotencia de no entender los criterios de selección de los vuelos. Y también el hecho de que, aerolíneas como Iberia han realizado vuelos a la Argentina para buscar españoles y han salido vacíos desde Madrid.

Somos conscientes que el cierre de fronteras dispuesta por el gobierno nacional es en principio constitucional, ya que tiene por fin la defensa de la salud publica en este contexto de pandemia. Pero dicha medida exige que se brinde información clara y directa de cuánto tiempo los varados van a estar sin poder regresar, además de hacer públicas las listas de selección y los criterios utilizados para confeccionarla.

Somos universitarios que queremos que se resuelva nuestra situación para poder volver a la Argentina. No vinimos por vacaciones, ni a probar suerte, vinimos a profesionalizarnos para servir a nuestro país.

Por todo lo antes expuesto, necesitamos visibilizar nuestra realidad porque realmente es desesperante, necesitamos volver a nuestras casas con nuestros seres queridos. Nos han dicho desde pequeños que los jóvenes somos el futuro de la Nación, pero en este momento sentimos que somos prescindibles para el futuro de nuestro país.

 

Agostina Gilbert Molina

Marina Victoria Ríos

Irina Paucar Coradini

Sofía Jaimez Bertazzo

Facundo Flores

Laura Wadia Molina

Antonella Campanaro

Camila Bertoli

Yamila Farias Sarquís

Javier Nicolás Fornasin

Clara Lezcano

Clarisa Melany Randazzo

Dana Repka

Franco Exequiel Totero

Juliana Devia Scognamillo

Florencia Paulina Fraccarolli

Eugenia Oggero

Genaro Nicolás Genovese

Jorge Eduardo Paredes