Detectan otra clínica que desechó residuos patológicos en la vía pública

Personal de la Municipalidad de San Luis encontró gasas, jeringas con agujas usadas y guantes de látex arrojados en un canasto cercano al Instituto Médico Ayacucho, que no estaba registrado como agente generador de este tipo de desechos.

El área de Medio Ambiente labró un acta por irregularidades en el manejo de residuos patológicos a la institución.

El hecho fue detectado este martes por un trabajador municipal que realizó la denuncia al divisar desechos de origen medicinal mezclados con residuos sólidos urbanos en un canasto en pleno centro de la Ciudad.

En el lugar, personal de Medio Ambiente encontró jeringas con agujas usadas, gasas y guantes de látex, además de papeles con sellos y recetas de la institución ubicada en Ayacucho entre Colón y Rivadavia. Según la normativa, este tipo de desperdicio implica un tratamiento especial en contenedores específicos.

La directora de Medio Ambiente, Luisina Casale, informó que se labró el acta correspondiente por una inadecuada gestión de residuos patológicos y se informó al centro médico sobre lo sucedido. De ese modo, el Juzgado de Faltas determinará la sanción para el establecimiento.

“Es una situación que lamentablemente es recurrente y que venimos viendo de manera repetida en varios generadores de residuos patológicos.  Es muy riesgoso y es preocupante que no se estén gestionando adecuadamente estos desechos como corresponde y más en estas circunstancias que estamos viviendo. Es este caso, la clínica no estaba registrada como generadora de este tipo de restos y no se tiene conocimiento de la trazabilidad que están teniendo al momento de sacarlos”, sostuvo la funcionaria.

Casale remarcó que los residuos patológicos deben ser diferenciados de los desechos comúnmente llamados sólidos urbanos y ser identificados en una bolsa especial de color rojo. “Son bolsas con un micronaje mayor que las comunes”, dijo. Además, recalcó que no pueden estar totalmente llenas y deben estar cerradas con un precinto.

Por otro lado, detalló que deben permanecer en un depósito específico y no entrar en contacto con otros residuos. “Tienen que estar bajo techo, con suelo impermeabilizado y en un espacio cerrado, sin estar a la intemperie”, detalló.