Detienen a policía acusado de liderar una banda de ladrones

Un nuevo escándalo sacude a la Policía de Córdoba; ahora, es por la detención de un suboficial de la fuerza que al parecer lideraba una banda de ladrones que tenía a maltraer a vecinos de Villa Nueva.

 

El caso fue descubierto por los propios camaradas del cabo primero Gonzalo Gatti, integrante de una familia reconocida en la zona por tener muchos miembros en la fuerza policial. Gatti fue apresado el viernes último por orden del fiscal René Bossio.

 

Su captura fue consecuencia de la investigación que venía realizando personalmente el comisario de Villa Nueva, Lucas Dagatti, tras un resonante asalto del que fueron víctimas el reconocido productor Enzo Francisco Aguzzi y su hijo.

 

El accionar de los malvivientes quedó registrado por las cámaras de vigilancia de inmuebles vecinos a la casa de los damnificados.

 

Las imágenes mostraban la llegada de un automóvil y de él descender a los ladrones que, bajo amenazas de armas de fuego, redujeron a las víctimas, a quienes despojaron de una importante cantidad de dinero y otros objetos de valor.

 

En las cámaras de seguridad quedó registrada, además, la presencia de un cuarto ladrón, quien habría tenido la responsabilidad de actuar de campana.

Este, por su forma de caminar, quedó individualizado por sus propios camaradas como el cabo Gatti.

 

Superada la sorpresa, los uniformados comunicaron la novedad al fiscal quien ordenó la detención de todos los sospechosos.

 

El primero en caer preso fue el uniformado, quien habría terminado por aceptar su responsabilidad.

 

Actualmente está preso en la cárcel de Bouwer y preventivamente suspendido en la fuerza.

 

Otro de sus cómplices, llamado Sergio Gabriel Martínez, alias “El Abuelo”, fue detenido el domingo último.

 

Las investigaciones prosiguen ante la sospecha que la misma organización delictiva sea la autora de una seguidilla de hechos contra la propiedad ocurridos recientemente en Villa Nueva.

 

Entre estos, se destacan los robos a las cajas fuertes de la financiera Cipres y a la sucursal del Correo Argentino, ambos de esa localidad, que dejó a sus autores suculentos botines.

 

Fuente: Cadena3