Detienen con un kilo de cocaína al hijo de un narco

Dos dealers fueron apresados cuando circulaban con un kilogramo de cocaína en el barrio porteño de Parque Patricios, uno de los cuales es hijo del empresario Gustavo Sancho, detenido en 2017 acusado de liderar una banda de narcotraficantes, y quien se encontraba con prisión domiciliaria en el marco de esa causa, informaron el martes fuentes policiales.

El procedimiento fue realizado el lunes por la noche, cuando efectivos de la División Sumarios y Brigadas de Prevención de la Comisaría Comunal 4 de la Policía de la Ciudad detuvieron la marcha de un automóvil Chevrolet Agile que realizaba maniobras peligrosas, en la calle Juan Carlos Gómez al 200.

Según fuentes policiales, los ocupantes del vehículo, de 25 y 40 años, se opusieron al ser requisados por los policías, por lo que los agentes solicitaron la presencia de testigos y finalmente encontraron dentro del habitáculo un ladrillo de cocaína, con un peso total de un kilogramo, una pistola calibre 9 milímetros, municiones y teléfonos celulares.

Ante esta situación, el Juzgado Criminal Correccional Federal 1, a cargo de María Servini, quien ordenó la detención de los sospechosos por infracción a la Ley 23.737 y tenencia ilegal de arma de fuego.

Al corroborar los datos de los acusados, los policías constataron que el joven de 25 años era hijo del empresario Gustavo Sancho (59), detenido en noviembre de 2017 junto a su familia en su casa de Villa Urquiza como acusado de liderar una banda narco que traía droga al país desde Bolivia y en vuelos clandestinos la llevaban a distintos puntos de la provincia de Buenos Aires para luego enviarla a Europa a través de los puertos de Rosario y Mar del Plata.

Sancho, oriundo de Chaco, dueño de boliches de la localidad bonaerense de San Martín y vinculado a la construcción, fue arrestado en el marco del “Operativo Quijote”, por el cual se allanaron 45 propiedades del conurbano bonaerense, Mar del Plata, Pinamar, Capital Federal y la ciudad chaqueña de Roque Sáenz Peña, y se secuestraron casi nueve millones de pesos, 45 autos de alta gama, 12 motos, lingotes de oro sólido y joyas.

El joven detenido anoche, implicado también en esa causa, había sido beneficiado con el régimen de prisión domiciliaria para dedicarse al cuidado de sus hijos y solo podía salir de su casa para llevarlos y traerlos de la escuela.

De acuerdo a la investigación iniciada en 2014 por la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, la organización conseguía la droga en Bolivia y en Perú y la traía al país previa escala en Paraguay.

Luego, en vuelos clandestinos que se realizaban generalmente de noche y bajo malas condiciones climáticas, los estupefacientes eran trasladados hacia distintos puntos de la provincia de Buenos Aires, entre ellos las ciudades de Azul, General Belgrano, General Rodríguez y Mar del Plata.

Allí, integrantes de la banda vestidos de traje y portando armas largas recibían la droga y la acondicionaban en vehículos ligeros.

Finalmente, escondían las sustancias entre mercaderías y la enviaban hacia España a través de los puertos de Rosario y Mar del Plata.

De acuerdo con la pesquisa, la banda tenía conexiones en Paraguay, Brasil, Ecuador, Canadá, España y el norte del continente africano, pero el destino principal de las sustancias era Europa.

La complejidad de la banda demandó que la Unidad de Operaciones Antidrogas de la Gendarmería coordinara acciones y cooperara con las fuerzas policiales de todos los países involucrados y finalmente se detuviera a Sancho, su esposa, sus tres hijos y otros once miembros, quienes esperan ser juzgados por el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de San Martín.

Fuente: EL LITORAL