Detuvieron a femicida que asesinó a su nuera y que obligó a su hijo de 10 años a culparse del crimen

El homicidio, que provocó en su momento gran conmoción, había ocurrido en 2019 en la localidad bonaerense de José León Suárez. Los policías capturaron al sospechoso en el oeste del Gran Buenos Aires.

Un hombre, que se encontraba prófugo desde hacía más de dos años, fue detenido acusado de ser quien entregó el arma con la que se concretó el femicidio de Natalia Saban, una adolescente de 16 asesinada de un disparo en la cabeza en diciembre de 2019 en la localidad bonaerense de José León Suárez, y por el cual continúa prófugo su novio.

Fuentes policiales y judiciales confirmaron a Télam que el detenido es Miguel Alejandro Pavón (38), a quien también se lo acusa de haber desviado la investigación del femicidio, ocurrido el 9 de diciembre de 2019, en la citada localidad del partido de San Martín, al incriminar a su propio hijo de 10 años sabiendo que iba a ser considerado inimputable por su edad.

Pavón fue detenido por personal de la Departamental de San Martín luego de tres allanamientos ordenados por el fiscal Fabián Hualde, del Fuero Penal Juvenil de ese distrito.

El hombre se hallaba en una vivienda de la localidad de Cuartel V, en el partido de Moreno, según expresaron las fuentes.

“Se lo detuvo porque se encontraba prófugo tras el hecho y se investiga si fue él quien entregó el arma”, aseguró a Télam un vocero judicial, quien confirmó que el fiscal Hualde lo indagará recién mañana.

Tanto Pavón como su hijastro, Matías Agustín Cano, se encontraban prófugos desde el día del hecho, luego de que señalaran que Saban había sido baleada por un niño de 10 años, hermanastro de su novio, quien estaba manipulando un arma de fuego y se le disparó de manera accidental e impactó en la cabeza de la adolescente.

“Fui yo el del disparo”, le había dicho el menor al fiscal, luego de que fuera señalado por sus familiares como el autor del tiro.

Al explicar qué hacía con el arma, el menor señaló que pertenecía a su hermanastro de 20 años, quien en el momento del hecho se la dio para que la cuide porque necesitaba ir al baño.

“El niño contó que estaba manipulando el arma y decidió quitarle las balas, pero cuando cerró el tambor se produjo un estruendo y él salió corriendo tres cuadras hasta la casa de su madre”, confió en su momento una de las fuentes.

El niño aclaró que el disparo salió en dirección a una puerta, que él estaba solo en el ambiente, que la víctima de 16 años estaba en el patio, pero que en ese momento no vio que nadie cayera o resultara herido.

Los pesquisas también tienen testigos que aseguran que el novio de la víctima se dedica a la venta de drogas y que el arma se la había provisto su propio padrastro, para que se cuidara de sus potenciales enemigos.

El niño de 10 años, que por su edad es inimputable y no puede ser detenido, fue entregado a su abuela para su guarda, dijeron las fuentes consultadas.

En tanto, tanto Cano como Pavón se encontraban prófugos, por lo que los investigadores creen que el joven fue el autor del disparo.

En tanto, los pesquisas creen que el padrastro del sospechoso fue quien aportó el arma de fuego y, también, fue la persona que pretendió desviar la investigación incriminando a su propio hijo de 10 años sabiendo que es inimputable.

Fuente: Zona Norte Diario