Detuvieron al acusado de asesinar a su expareja y su hermana

El hombre que se fugó de la localidad jujeña de Yuto acusado de asesinar su expareja y a una hermana el pasado viernes y sobre quien pesaba una orden de captura fue aprehendido anoche en la localidad de Apolinario Saravia, provincia de Salta, luego de permanecer seis días prófugo, informaron fuentes policiales.

Se trata de Javier Broy (37), quien era intensamente buscado por unidades especiales de la Policía desde el pasado el 15 de abril pasado, cuando luego de ultimar a las dos mujeres se fugó hacia una zona de Yungas de la provincia de Jujuy.

“Tras averiguaciones y consultas a la policía de Salta se logró dar con el asesino del doble femicidio, que pretendía refugiarse en la casa de un familiar en esa localidad”, informó un vocero policial.

En los operativos de los últimos días más de 300 efectivos policiales jujeños se encontraban patrullando las zonas de Yuto, Vinalito y El Talar, y realizando múltiples rastrillajes para lograr la captura del presunto femicida, que tuvo en vilo a toda la comunidad jujeña.

El doble crimen de las hermanas Pamela (23) y Ramona Gorosito (27) ocurrió durante las últimas horas del pasado viernes, en la localidad jujeña de Yuto, 160 kilómetros el noreste de San Salvador de Jujuy.

En ese momento, los pesquisas identificaron como principal sospechoso a Broy, expareja de una de las hermanas y quien también, se reveló, atacó a golpes en la cabeza a la madre de las mismas y luego escapó.

Producto del análisis de elementos probatorios, el fiscal interviniente, Julio Lobos, promovió la imputación del sujeto como presunto autor de los delitos de “femicidio, homicidio simple y lesiones en concurso real”, de acuerdo a lo informado por el Ministerio Público de la Acusación de Jujuy (MPA).

En paralelo, también se promovió una acción penal en contra de dos efectivos policiales por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, ello debido a que horas antes de los crímenes, el sindicado por los mismos se hallaba ya con pedido de aprehensión denunciado justamente por su expareja.

Broy había sido imputado por “violación de domicilio en contexto de violencia de género”, se ordenó la aprehensión del mismo y además se dispuso una consigna policial en el domicilio donde se hallaba la víctima, quien había llegado de visitas a la casa de su hermana, cuando el acusado fue a intimidarla.

Recibida la orden, siempre según lo difundido por el MPA, la Policía mandó un móvil a la vivienda pero no había nadie, y si bien una persona les manifestó que la víctima se había ido a la casa de su madre, ubicada en otro barrio, los efectivos no fueron a verificar tal situación, no dispusieron la consigna, y finalmente resultaron asesinadas ambas mujeres.

Fuente: EL ONCE