Detuvieron en un monte de Chaco al prófugo acusado del femicidio de su expareja

El hombre acusado del femicidio de su expareja que se encontraba prófugo desde el pasado domingo fue capturado cerca de las 8.30 de este miércoles en una zona del monte de Chaco, donde se refugiaba en una casilla con el arma que presuntamente habría utilizado para cometer el ataque.

Se trata de Gustavo Ernesto Aceval, un hombre de 45 años apodado “Chachi”, acusado del femicidio de Melina Romero, de 30, quien fue asesinada de una puñalada en el cuello el domingo 9 de enero por la noche cuando se dirigía a jugar al fútbol con sus amigas en la localidad chaqueña de La Clotilde.

Aceval era intensamente buscado por más de 100 policías de varias jurisdicciones y canes. Finalmente fue apresado esta mañana. “Teníamos el dato de que estaba cerca de la casa de su padre, en una vivienda precaria que habitan los trabajadores del monte. Pusimos una consigna policial en el lugar y cuando salió lo detuvimos”, informaron a Télam fuentes policiales.

Voceros judiciales confirmaron a Télam que el hombre presentaba algunas heridas superficiales en el cuello y las muñecas y que tenía en su poder el cuchillo que presuntamente empleó para el ataque cometido el domingo cerca de las 21.30 horas.

Tras su detención, el hombre fue trasladado a un hospital de la zona para su atención y luego quedará detenido a disposición del fiscal Cristian Arana, de la Fiscalía 1 de La Clotilde.

El femicidio

Romero, madre de dos hijas de una relación anterior, fue asesinada de una puñalada en el cuello el domingo por la noche minutos antes de que comenzara un partido de fútbol que iba a jugar en el complejo “La canchita de Escobar”, situado en el barrio San Roque, de La Clotilde, localidad ubicada a 260 kilómetros de la capital de Chaco.

La mujer, gravemente herida, murió en el lugar. Luego del femicidio, Aceval escapó y desde su escondite realizó varias llamadas a familiares y a la policía. Además publicó una historia de WhatsApp en la que aseguraba que también planeaba matar a las hijas de Romero, aunque no estaban en el momento en el que él se presentó en el lugar.

“La estaba por matar (a) la(s) 2 ijas, pero no vino y cayó eya. Yo la quería mucho” (sic), escribió Aceval sobre una foto de Romero en ropa interior que subió a su estado del teléfono, según detalló a Télam un investigador policial consultado.

El acusado también había tenido un hijo con otra mujer, aunque murió hace un tiempo. A pesar de estar separado convivía con la madre de su hijo, quien le prestaba una habitación. En tanto, Aceval y Romero se habían separado hacía un tiempo y, según las fuentes, no había denuncias previas por violencia de género.

Fuente: filo.news