Docentes universitarios definen en un plebiscito si comienzan el segundo cuatrimestre

Finaliza hoy en todas las universidades del país el plebiscito lanzado por la Federación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu) para saber si inicia un paro por tiempo indeterminado a partir del segundo cuatrimestre. La falta de acuerdo en la paritaria salarial de este año generó “un malestar muy importante” entre los docentes, que desde hace varios meses no reciben una nueva oferta, luego del rechazo a la suba del 15 por ciento en cuatro cuotas, ofrecimiento del Ministerio de Educación de la Nación.

El principal sindicato del país analiza no volver a clases luego del receso invernal, a menos que haya una mejora por parte del Gobierno. Mediante una única pregunta, se consulta sobre la posibilidad a los afiliados y profesores en general, y luego, la decisión será respaldada mañana en un congreso nacional del sindicato. 

El plebiscito de Conadu se da luego de casi cuatro meses sin nueva oferta salarial, lo que generó varios paros en conjunto con otro de los gremios del sector, la Conadu Histórica. Ahora irán más allá y consultarán sobre la posibilidad de no empezar el segundo cuatrimestre, una vez que pasen las vacaciones de invierno. 

La decisión de consultar a los profesores y docentes de todo el país nació del último plenario, donde Conadu aprobó un documento que plantea sus exigencias laborales. Entre ellas, se destacan “un aumento salarial del 25 por ciento; cláusula gatillo de actualización por inflación; jerarquización salarial del CCT; recomposición del Nomenclador; garantía salarial; regularización de docentes contratados y ad honorem; fondos de capacitación docente; programa PROFITE; plena vigencia del Convenio Colectivo de Trabajo y mayor presupuesto para la universidad, la ciencia y la tecnología”.

Según el Informe “Situación presupuestaria de las universidades nacionales”, publicado por el Instituto de Estudios y Capacitación (IEC) de Conadu, los datos del Ministerio de Hacienda señalan, una vez más, el recorte y la subejecución presupuestaria que comienzan a afectar seriamente el desarrollo de las actividades universitarias.