Dubái manipula el clima usando drones para producir lluvia artificial

Durante milenios, los seres humanos han intentado diversas estrategias para producir lluvia, pero en el último siglo estos esfuerzos se han hecho más avanzados mediante el uso de dinamita, yoduro de plata y pequeñas partículas inyectadas en las nubes a través de aviones o incluso misiles. Pero los Emiratos Árabes Unidos están utilizando una tecnología inimaginable.

Para contener el calor que frecuente ronda los 50 °C, los Emiratos Árabes Unidos recurrieron a tecnología de punta para hacer que llueva. Recientemente lo consiguieron gracias al lanzamiento de drones que generan actividad eléctrica en las nubes hasta el punto de hacer que el proceso derive en lluvias torrenciales. La idea es que la carga eléctrica de las gotas de agua que conforman las nubes hace que luego sea más probable que se produzca la precipitación.

Las nubes están compuestas por gotas de agua que son demasiado pequeñas para precipitar (se mantienen suspendidas debido a las corrientes de aire). Las cargas eléctricas básicamente estimulan a estas pequeñas gotas para que colisionen entre sí, generando gotas más grandes que eventualmente se vuelven lo suficientemente pesadas como para caer en forma de lluvia. Básicamente es una réplica de un proceso que ya existe en la naturaleza en las nubes de gran desarrollo vertical y cargadas eléctricamente (cumulonimbus).

El éxito de la nueva tecnología se volvió viral en Internet. Se publicaron varios videos en las redes sociales que muestran las lluvias en las calles de Dubái.

Como Emiratos Árabes Unidos tiene elevadas temperaturas, lo más natural es que las gotitas de agua formadas por las nubes se evaporen antes de caer al suelo en el proceso de precipitación, y, por tanto, las precipitaciones se vuelven escasas en la región. La técnica de carga eléctrica puede ayudar a “engordar” estas gotas lo suficiente como para alcanzar el suelo del desierto y reponer un nivel freático que se está hundiendo debido al voraz crecimiento de la región.

Keri Nicoll es parte de un equipo de científicos de la Universidad de Reading en Inglaterra cuya investigación condujo a las tormentas provocadas artificialmente de estos últimos días. En 2017, los científicos recibieron $ 1.5 millones para su uso durante un plazo de tres años en el Programa de Investigación de los EAU para la Ciencia del Mejoramiento de la Lluvia, que ha invertido en al menos nueve proyectos de investigación diferentes en los últimos cinco años.

Para probar su investigación, Nicoll y su equipo construyeron cuatro drones con una envergadura de aproximadamente 2 metros. Los drones, que se lanzan desde una plataforma especial, pueden volar durante unos 40 minutos. Durante el vuelo, los sensores del dron miden la temperatura, la humedad y la carga eléctrica dentro de una nube, lo que permite a los investigadores saber cuándo y dónde deben disparar.

Alternativa a la desalinización

Los EAU llevaron a cabo 242 misiones de siembra de nubes en 2017, según el Centro Meteorológico Nacional. La mejora de las precipitaciones puede ofrecer una solución más rentable y sostenible que los procedimientos como la desalinización, en los que se extrae la sal del agua oceánica.

Los EAU poseen una de las operaciones de desalinización más grandes del mundo, con grandes cantidades de salmuera producida. La deposición de salmuera en el mar puede dañar la vida marina.

Fuente: Meteored

× Whatsapp