Duro pronóstico para 2019: se va a “profundizar el deterioro de las condiciones de vida”

El kirchnerismo publicó un duro informe sobre las previsiones económicas de 2019, en base al desempeño del año que se fue, y alertó que se va a “profundizar el deterioro de las condiciones de vida de la población”.

El paper, elaborado por el equipo de la diputada y economista Fernanda Vallejos, indica que el desempleo “no sólo subirá por la pérdida de puestos de trabajo, sino porque con la caída de ingresos cada vez más personas (jóvenes) se volcarán antes al mercado de trabajo para complementar los ingresos familiares”. Además, “la porción de la población que tendrá ingresos por debajo de la línea de pobreza irá en aumento”.

Algunos de los puntos salientes del informe sobre los temas más sensibles:

Dólar. “Pese a la tranquilidad en el precio del dólar de los últimos meses, con un mercado de cambios desregulado, en un contexto de elevadísima formación de activos externos y un endeudamiento externo que mostró haber llegado a un límite en 2018, es de esperar otro año donde continúe al alza el tipo de cambio”.

“Además, a medida que se acerquen los comicios electorales, es posible que crezca la volatilidad en el tipo de cambio que, sin margen para la intervención, prevemos una devaluación durante 2019 del orden del 43%, pisando la banda superior de la actual regla cambiaria del BCRA”.

Tasas. “La volatilidad cambiaria hará de las leliq (o el instrumento que fije la tasa de referencia) un activo menos atractivo, lo que obligará a mantener una tasa alta para cumplir la regla monetaria. A esto se le adiciona el creciente monto de intereses acumulados que le pone un piso a la tasa de interés para poder renovarlos. Por lo tanto, es de esperar que la tasa de política monetaria finalice el año 2019 en torno al 50% (TNA)”.

Obra pública. “En un contexto de ajuste, el Poder Ejecutivo deberá recortar gastos en la obra pública, mientras que las Participación Público Privada (PPP) han mostrado un desempeño de malo a prácticamente nulo. Esto profundizará la caída en la construcción, actividad traccionadora de diversos sectores de la economía, que se agrega a la difícil situación a la que se encuentra sometida la producción nacional debido a la importante depresión del consumo y la apertura importadora”.

Salarios y recesión. “En promedio, estimamos para el conjunto de los trabajadores una caída del salario de 3,8% en términos reales. Esto redundará en una nueva caída del consumo (-2,3%, según nuestras proyecciones), a lo que se suma el arrastre estadístico de la recesión del año 2018. Con esto y una economía brasileña deprimida (fundamental para nuestras exportaciones industriales) proyectamos para 2019 una recesión de 2%”.

¿Se puede lograr el déficit 0? De acuerdo con este informe, entre las principales razones que colisionan con este objetivo aparecen:

– La recesión de 2019 profundizará la merma en la recaudación. Es esperable que el alza en algunas alícuotas no sea suficiente para compensar esta pérdida y la recaudación crezca menos que la inflación

– Más del 45% del gasto público indexado en un 70% a la inflación pasada pone un piso de gasto demasiado alto para un proceso que apunte a una inflación descendente.

– Los salarios públicos sufrieron fuertes pérdidas de poder adquisitivo durante 2018, por lo que será difícil otro recorte de iguales magnitudes en 2019.

Inflación. “Un segundo año de recesión hará que la variación general de precios sea menor a la de 2018, por lo que estimamos una inflación en el entorno del 35%”.

Conclusiones. “Prevemos que el desempleo alcance el 13,6% al finalizar 2019, mientras que la pobreza llegaría a 37%, teniendo en cuenta que por cada 10% de pérdida de poder adquisitivo el incremento en la pobreza resulta superior al 4%”, concluye el informe.

 

Fuente: A24