EE. UU. y sus aliados preparan sanciones al círculo cercano de Putin en caso de invasión a Ucrania

La presión diplomática se intensifica contra Moscú y el Kremlin señaló que las sanciones que el Parlamento británico prepara en su contra son “alarmantes”. Sin embargo, estas no serían las únicas presiones financieras de Occidente, que intenta evitar una posible invasión rusa a Ucrania. La Unión Europea ya tiene listas medidas “masivas” en caso de que Moscú ataque y el Congreso de EE. UU. alista otro paquete de sanciones que están enfocadas en el círculo de Putin.

Occidente prepara una avalancha de medidas para atacar la economía rusa. Reino Unido, la Unión Europea y Estados Unidos se declaran listos para aplicar sanciones contra Moscú, en momentos en que la vía diplomática sigue sin lograr una salida a la crisis con Ucrania.

Desde ya Rusia admite que las sanciones del Gobierno británico golpearían fuertemente a su economía, pero advierte que responderá a cualquier acción de este tipo y de acuerdo con sus intereses.

“Es una declaración muy alarmante de Londres. No solo para nosotros, sino también para nuestras empresas. Eso demuestra una gran impredecibilidad”, aseguró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Sus declaraciones se produjeron horas antes de que el Parlamento británico anuncie públicamente las medidas, según adelantó la ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss.

Londres tiene previsto sancionar a empresas y personas del círculo más cercano del presidente Vladimir Putin si finalmente decide atacar a Ucrania.

Peskov agregó que esta clase de acciones socava el clima de inversión en el Reino Unido y aumenta las discrepancias en Europa.

El clima de tensión aumenta pese a que el primer ministro Boris Johnson tiene programada una comunicación telefónica con Putin este 31 de enero, justo un día antes de viajar a Ucrania, donde se reunirá con el mandatario Volodímir Zelensky.

Johnson adelantó que Moscú “debe dar un paso atrás (…) Cualquier incursión en Ucrania más allá del territorio que Rusia ya hizo suyo en 2014 sería un desastre absoluto para el mundo, y sobre todo sería un completo desastre para Rusia”, sostuvo.

Kiev, que ha pedido ayuda a Occidente, recibió con beneplácito las amenazas de Londres a Moscú.

“Instamos a los aliados a tomar tales medidas, ya que son un factor importante para disuadir a la élite rusa de tomar decisiones precipitadas (…) Cuando los dignatarios rusos se den cuenta de que están hablando de sus activos, bienes raíces y dinero en el extranjero, donde ellos, los patriotas de Rusia, los guardan, los exaltados en el Kremlin se calmarán”, sostuvo el ministro de Relaciones Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba.

La UE tiene listas sanciones “masivas” si Rusia ataca a Ucrania

El bloque de 27 países también tiene bajo la manga su propio paquete de medidas contra el Gobierno ruso, que negoció de forma secreta.

El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, destacó que no se trata de sanciones preventivas, sino de medidas listas para aplicarse en el momento en que Moscú ataque a su exaliado en la desaparecida Unión Soviética.

Albares recordó que esos castigos sin precedentes ya fueron aprobados por unanimidad de los ministros de Relaciones Exteriores de la UE, el pasado 21 de enero, pero declaró que espera que no sea necesario ejecutarlos:

“El diálogo y la diplomacia siguen siendo la vía” para solucionar las diferencias con relación a la presencia de tropas de la OTAN en Europa del Este y conseguir “una reconstrucción de la confianza”, dijo.

Justamente, Moscú, Kiev y Washington se enfrentan este lunes ante el Consejo de Seguridad de la ONU. La primera reunión en el organismo sobre la acumulación de tropas rusas en las fronteras de Ucrania y las acciones amenazantes contra Kiev.

Todos los actores clave se debaten entre la posibilidad de una invasión rusa, junto a sus implicaciones globales, y una salida negociada.

Congresistas de EE. UU. aprobarían las medidas contra Moscú 

Entretanto, los legisladores de Estados Unidos señalaron que están muy cerca de llegar a un acuerdo para aprobar una ley sobre sanciones al Kremlin incluidas algunas medidas que pueden entrar en vigor antes de cualquier eventual agresión a Kiev.

“Lo describiría como que estamos en la línea de una yarda”, aseguró el senador Bob Menéndez utilizando una referencia empleada en el fútbol americano que significa estar muy cerca de la portería.

Ante este asunto, el Legislativo estadounidense sostiene una fuerte determinación bipartidista en apoyo a Ucrania y determinación por castigar a la Administración de Putin si ejecuta el eventual ataque.

El proyecto de ley estadounidense apuntaría a los bancos rusos más importantes y a la deuda soberana de ese país, además de proporcionar más asistencia militar a Ucrania.

No obstante, existen algunos desacuerdos entre los senadores de las dos bancadas políticas, especialmente sobre si imponer sanciones al gasoducto Nord Stream 2, construido para transportar gas desde Rusia a Europa, sin necesidad de pasar por Ucrania como ocurre en la actualidad.

Un alto funcionario de la Casa Blanca aseguró a la agencia de noticias Reuters que los afectados por las posibles sanciones serían las personas más íntimamente ligadas al entorno del presidente Vladimir Putin, aunque en ningún caso citó a la figura del mandatario ruso como objetivo de las mismas. 

“Los individuos que hemos identificado están en o cerca de los círculos internos del Kremlin y juegan un papel en la toma de decisiones del gobierno o son, como mínimo, cómplices del comportamiento desestabilizador del Kremlin”, dijo el funcionario, hablando bajo condición de anonimato.

Según los estadounidenses la lista de personas sobre la que actuar es “muy larga” e incluso el presidente Joe Biden llegó a insinuar en ocasiones anteriores que Putin podría verse afectado en caso de invasión a Ucrania. 

Las retaliaciones que podrían aplicarse antes de cualquier probable invasión están relacionadas con los ataques cibernéticos a Ucrania y los esfuerzos por quebrantar internamente al Gobierno de Zelensky.

Pero Washington advierte que más sanciones “aplastantes” procederían si finalmente Moscú decidiera atacar a su vecino país.

Europa del Este vive momentos de preocupación tras el despliegue exponencial en el último año de tropas rusas a lo largo de sus fronteras con Ucrania, más de 100.000 uniformados, lo que es visto por Occidente como la antesala de una posible invasión de Moscú a territorio ucraniano.

No obstante, Putin rechaza las acusaciones y ve las intenciones de su vecino, Ucrania de unirse a la Alianza Atlántica como una línea roja que no se debe cruzar.

El Gobierno ruso exige lo que denomina”garantías para su seguridad”. Principalmente, pide que Kiev no sea aceptada en la OTAN y el fin de la actividad de esa organización en Europa del Este, el Cáucaso y Asia Central.

Asuntos en los que Occidente no está dispuesto a ceder, lo que prolonga la tensión y deja estancada hasta el momento cualquier solución por la vía diplomática.

Fuente: France 24