El 14 de noviembre serán los alegatos en el juicio por el crimen de Brenda Arias

El Tribunal Penal de la Cámara de Apelaciones de la Tercera Circunscripción Judicial informó que el 14 de noviembre desde las 9.00 se realizará la última audiencia del juicio oral en la causa por el homicidio de Brenda Arias, ocurrido en el año 2009 en la localidad de Villa del Carmen.

Ese día se desarrollarán los alegatos y se conocerá la sentencia. Como se prevé una numerosa concurrencia, el Tribunal dispuso que la audiencia se desarrolle en el Salón de Usos Múltiples del Juzgado Multifuero ubicado sobre la autopista de Los Comechingones, en Santa Rosa del Conlara.

El juicio comenzó el 31 de octubre y continuó el 7 de noviembre con la etapa testimonial y de producción de prueba.

El único imputado por el crimen es Juan José Murúa, quien en la actualidad cumple una pena de prisión en Villa Dolores por intento de abuso sexual a una menor de edad.

El caso

Los hechos que se juzgan ocurrieron el sábado 11 de julio de 2009, en horas de la noche, cuando Brenda fue vista por última vez.

Salió de su casa para ir a cenar a un conocido comedor de Villa del Carmen, dónde se juntaría con una pareja amiga: Carolina Pereyra y Juan José Murúa, quienes vivían en el Paraje Boca del Río, situado a 8 kilómetros del lugar.

Brenda Arias nunca regresó a su hogar. Sin embargo, su familia recibía mensajes desde el teléfono celular de la joven, desde donde manifestaba estar bien, que no se preocuparan y que volvería al día siguiente.

El día 12 de julio, la mamá de la joven, Elba “Negrita” Garayalde, hizo una exposición en la policía para dar con el paradero de su hija, dos días después, la exposición se convirtió en denuncia, a fin de dar inicio a la investigación policial.

El 15 de julio, cerca de la medianoche, la familia recibió los últimos mensajes desde el teléfono de Brenda, que textualmente decían: “mami me voy muy lejos ya me canse de todo solo quiero que sepas que estoy vien si” y “solo vato sabe donde estoy chau asta siempre suerte los quiero mucho chau” (sic).

Los mensajes, llamaron la atención de los familiares de Brenda, ya que las expresiones utilizadas y el modo de escribir no eran los habituales de la joven.

El 27 de julio, los restos calcinados de la muchacha fueron encontrados por un vecino de la zona en un campo ubicado en las cercanías del pueblo, al norte de Villa del Carmen. Analizados los restos por el Médico Forense del Superior Tribunal, surge que la fecha probable de muerte era de 10 a 15 días, coincidente con la fecha en que la joven desapareció.

Las pericias establecieron que Brenda Arias falleció a causa de un disparo con un arma de fuego y que, luego, su cuerpo fue incinerado a pocos metros del lugar del asesinato.

En un primer momento, todas las sospechas apuntaron al novio de Brenda, César Darío Albelo alias “Manguera”, sin embargo, luego de requisas y peritajes en su vivienda, en su lugar de trabajo y habiendo realizado un análisis pormenorizado de la línea telefónica utilizada por éste, los resultados fueron negativos.

Mediante el estudio detallado del patrón de movimiento registrado en el celular de Brenda en los días posteriores a su desaparición, realizado por el Departamento de Criminalística del Poder Judicial de San Luis, se pudo determinar que coincidían con los de Murúa, en los días 12, 13 y 15 de julio de 2009, período en que la familia de la joven recibió los mensajes desde el móvil de la joven.

Estas pruebas, más las numerosas declaraciones y pericias recogidas durante la instrucción del caso, fueron el puntapié para ordenar su detención, prisión preventiva y posterior procesamiento por el delito de homicidio simple mediante el uso de un arma de fuego, en función de los arts. 41 y 79 del Código Penal.

Por el crimen, el Fiscal de primera instancia, Carlos Alberto Leloutre, solicitó 25 años de prisión para Murúa.

El imputado

No es la primera vez que Juan José Murúa enfrenta un proceso judicial. De hecho, en la actualidad y con tan sólo 31 años de edad, registra 2 condenas ante la justicia de Córdoba, una de ellas por violencia de género, en perjuicio de su ex mujer y amiga de Brenda, Carolina Pereyra, y la otra -en octubre pasado- por intento de abuso sexual a una menor de edad, por lo que fue condenado a 4 años y medio de prisión, pena que está cumpliendo en el Establecimiento Penitenciario Nº 8 de Villa Dolores.

Asimismo, es investigado por la justicia cordobesa por la desaparición de la joven de Villa Las Rosas (Córdoba), Marisol Rearte y su pequeña hija Luz Oliva, en febrero de 2014.

El Tribunal

El Tribunal de la Cámara de Apelaciones de Concarán, que lleva adelante el debate oral, está integrado por Sandra Elizabeth Piguillem, Juan Manuel Saá Zarandón y José Luis Sosa.

El Ministerio Público Fiscal es representado por el fiscal de Cámara, Mario Zudaire, y la defensa de Murúa es ejercida por el defensor oficial subrogante, José Francisco Pérez.