El ahogo de una cooperativa por el precio de la harina y el aumento de las tarifas

 

AUDIO: HORACIO BENÍTEZ: {mp3}benitez07062018{/mp3}

 

Trabajadores de la cooperativa Crocafe  -ex Croquantes de la avenida Illia y Chacabuco-, atraviesan una dura situación por el aumento de la harina y también de los servicios básicos. Si bien no tienen analizado el  cierre del local, reconocen que seguir “es difícil”.

 

“El gobierno nacional ha ido aumentando todo. Pagamos 50 mil pesos de alquiler y la bolsa de harina ya cuesta 900 pesos. Yo no puedo poner la docena de factura a 180 pesos o el kilo de pan a 80 porque no lo compra nadie”, explicó Horacio Benítez, integrante de la cooperativa de sociedad e industria que se hizo cargo de la panadería y confitería tras la crisis del 2016.

 

Crocafe tiene diez empleados, todos provenientes de la firma anterior que recibieron toda la maquinaria para producir como forma de indemnización precaria.

 

“La última boleta de luz que pagamos fue de 23 mil pesos. Tenemos hornos eléctricos y a gas. La gente viene y te pide cinco pesos de pan”, explicó Benítez.

 

A dos años de funcionar como cooperativa, Benítez reconoce que “nos iba mejor como empleados” pero remarcó que “la vamos a seguir peleando”.