El asesino del triple crimen de Melchor Romero usó una cuchilla como si fuera un látigo

El asesino que mató a una mujer, a un hombre y a una nena de cinco años en una casa de Melchor Romero usó una cuchilla con una hoja de cuatro centímetros de alto y “un filo notable”, con la que le provocó entre 10 y 13 heridas cortantes a cada una de las víctimas.

El resultado preliminar de la autopsia realizada a los cuerpos del triple crimen reveló además que “la mecánica del agresor para perpetrar su ataque se dio con mayoría de cortes y no con lesiones punzantes, usando el arma blanca como si fuese un látigo”, precisó a una fuente judicial a Télam.

El ataque duró apenas unos minutos y los especialistas creen que las víctimas podrían haber estado dormidas cuando todo empezó. Sin embargo, algunas de las lesiones que tenían los dos adultos determinaron que intentaron defenderse.

Los cuerpos fueron descubiertos unas 18 horas después de cometida la masacre. Raúl Bravo murió como consecuencia de “una herida a la altura del corazón” de entre las doce puñaladas que recibió; Graciela Holsbak fue a acuchillada la misma cantidad de veces y presentaba “una herida mortal a la altura del abdomen”; en tanto su nieta, Alma, “murió por una herida cortante en el cuello” y después intentaron descuartizarla con una sierra.

En tanto, el hijo de 17 años de la mujer asesinada desapareció la misma noche en que ocurrieron los brutales homicidios. Según trascendió, el joven tendría conocimientos sobre el uso y manejo de armas blancas, pero el fiscal aclaró que todavía no hay acusaciones en su contra y que lo busca para indagarlo debido a que vivía con las víctimas.

 

Fuente: TN

× ¿Te ayudamos?