El brutal crimen de Alejandro Ochoa: ¿Los asesinos se equivocaron de persona?

El agente fiscal de la tercera circunscripción judicial, Carlos Leloutre, señaló este miércoles que una de las hipótesis sobre el salvaje homicidio de Alejandro Ochoa es que los asesinos se equivocaron de persona: no era a él a quien buscaban.

Audio: Carlos Leloutre, agente fiscal de la tercera circunscripción judicial

“Está dentro del abanico de posibilidades, puede ser una hipótesis. Hay otras que se están investigando porque surgen cosas día a día”, aseveró el fiscal.

Leloutre se hizo presente en el lugar donde encontraron el cuerpo de “Bebo” y pudo constatar en la autopsia preliminar las heridas que presentaba.

“Había signos de violencia extrema; me inclinaría que quien lo hizo sea un ¨especialista¨; ha habido homicidios en San Luis pero no de estas características. No han tenido ninguna contemplación y han actuado de manera muy aberrante. Sabían lo que estaban haciendo, tenían una idea fija, no es un improvisado”, describió el fiscal.

El fiscal resaltó que también se investiga si la policía había rastrillado el lugar donde estaban los restos del productor rural de 35 años de Cortaderas. En ese sentido, todavía no se pudo determinar si Ochoa fue ultimado en ese lugar o si el cadáver fue transportado hasta ahí por los criminales.

“Se tomaron muestras porque en el quincho que está frente a la obra en construcción donde estaba el cuerpo había rastros de sangre. Entre el quincho y la propiedad no había rastros; pensamos que el crimen pudo haber ocurrido en ese quincho y lo trasladaron a la edificación donde lo encontraron”, afirmó Leloutre.

El fiscal también anticipó que espera poder hablar con Roger Aguilera y Damián Chávez, dos de los testigos de la desaparición de Ochoa, que manifestaron tener “miedo” de correr la misma suerte que el productor rural, a manos de una organización criminal.

× ¿Te ayudamos?