El cadáver hallado en el dique de Saladillo tenía tres balazos, uno en la nuca

Por ahora el cuerpo que fue encontrado flotando ayer al mediodía en el dique de Saladillo permanece en la morgue judicial como NN: todavía no lo han identificado. La autopsia que la forense hizo anoche en presencia del juez penal Ariel Parrilis determinó que la causa de muerte fue una hemorragia provocada por uno de los tres disparos que presenta el cuerpo.

 

En ese punto se abre el abanico de incógnitas. Se trata de un homicidio, en primer lugar. El cuerpo tiene tres impactos de bala: uno que perforó el pulmón, otro que lesionó superficialmente en el mentón y un tercero, en la nuca, que quedó atrapado en el interior del cráneo.

 

El cadáver estaba envuelto hasta la cintura con una bolsa de arpillera: un envoltorio que el o los homicidas sujetaron con alambre.

 

El juez Parrilis dijo anoche en la puerta de la morgue que el hombre tenía alrededor de 70 años y que esperaba la identificación para comenzar a orientar la investigación hacia un punto en concreto.

 

La división Homicidios esperaba anoche la información sobre solicitudes de paradero que puedan dar pistas sobre la identidad de la víctima.

El cadáver hallado en el dique de Saladillo tenía tres balazos, uno en la nuca

Por ahora el cuerpo que fue encontrado flotando ayer al mediodía en el dique de Saladillo permanece en la morgue judicial como NN: todavía no lo han identificado. La autopsia que la forense hizo anoche en presencia del juez penal Ariel Parrilis determinó que la causa de muerte fue una hemorragia provocada por uno de los tres disparos que presenta el cuerpo.

 

En ese punto se abre el abanico de incógnitas. Se trata de un homicidio, en primer lugar. El cuerpo tiene tres impactos de bala: uno que perforó el pulmón, otro que lesionó superficialmente en el mentón y un tercero, en la nuca, que quedó atrapado en el interior del cráneo.

 

El cadáver estaba envuelto hasta la cintura con una bolsa de arpillera: un envoltorio que el o los homicidas sujetaron con alambre.

 

El juez Parrilis dijo anoche en la puerta de la morgue que el hombre tenía alrededor de 70 años y que esperaba la identificación para comenzar a orientar la investigación hacia un punto en concreto.

 

La división Homicidios esperaba anoche la información sobre solicitudes de paradero que puedan dar pistas sobre la identidad de la víctima.