El Comité de Crisis evalúa como positiva la respuesta de la sociedad a la nueva etapa del aislamiento social

Si bien hace solo 4 días que se implementa la nueva etapa de aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) en San Luis capital, Villa Mercedes y otras 8 localidades de la provincia, el Comité de Crisis evaluó como positiva la respuesta de la sociedad a las nuevas medidas.

Desde que el Gobierno nacional dispuso la sectorización de la cuarentena en aquellos departamentos que mantienen elevados niveles de contagio de Coronavirus, desde la Provincia se articularon una serie de restricciones con el objetivo de “aplanar la curva”.

María Esther Diángelo, jefa del Servicio de Inmunizaciones y responsable de Alerta Covid 19, recordó que la fase se extenderá hasta el 8 de noviembre y que, hasta el momento, la comunidad acompaña las medidas.

Audio: María Esther Diángelo, jefa del Servicio de Inmunizaciones y responsable de Alerta Covid 19

“La comunidad adhiere, y siempre hay mucha colaboración y aceptación; aunque también siempre hay pequeños grupos, sobre todo de jóvenes y adolescentes, que no respetan las normas. Pero la comunidad está colaborando, aunque no se vea reflejado en los números”, destacó la médica.

Entre las nuevas restricciones, el Comité prohibió las reuniones familiares y sociales (“reencuentros esenciales”), estableció un horario de apertura comercial (de 6.00 a 21.00) y suspendió la realización de deportes grupales.

En las últimas semanas, la provincia registra un promedio diario superior a los 300 contagios y entre 6 y 7 fallecidos por la enfermedad.

“Más del 90 por ciento (de las víctimas fatales) son personas que tienen factores de riesgo. La edad ha bajado, al principio teníamos personas fallecidas de edad avanzada, pero ahora hay personas de edad media que fallecen”, informó Diángelo.

La funcionaria remarcó la importancia de cumplir las medidas de prevención, sobre todo, porque los mensajes están todo el tiempo en medios y redes. “Estamos reforzando la prevención y la asistencia de las personas, a través de los medios y con comunicados. Recordemos que también hay más de 4200 personas que han atravesado la enfermedad, que nos pueden ayudar con su experiencia”, afirmó.

En este sentido, apeló a la responsabilidad social para colaborar en el freno de la cadena de contagios: “Si tengo comercio o empresa, tengo que resguardar a mis empleados y a mi familia, dando las recomendaciones del uso del tapaboca. Es incómodo, caluroso, y todo lo que podamos decir, pero esto es una enfermedad de transmisión respiratoria”.

Por otro lado, consideró que aún es temprano para saber si las medidas del ASPO sirvieron para aplanar la curva, pero recordó que esas disposiciones tuvieron éxito al comienzo de la pandemia.

“Esto ayudó mucho para que no se produjeran estos picos, que es lo que desborda el sistema de salud. Ahora podremos evaluar si se aplanó un poco la curva con estas medidas. A través de esta medida que termina el 8 de noviembre, si es que se logra moderar el incremento de casos, pediremos el esfuerzo de escuchar los consejos. Las medidas de prevención las conocemos todos y si las cumplimos nos va a ir mejor”, analizó.