El COVID-19 ya impacta de lleno en el deterioro fiscal

Como consecuencia del primer mes completo con cuarentena, para evitar la transmisión de la pandemia de coronavirus, el Índice de Equilibrio Fiscal del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) que mide la Universidad de Belgrano registró en abril un retroceso del 19,2% respecto del nivel que había registrado en marzo -período en el que había bajado un 19,8% intermensual-. Por si fuera poco, el más reciente indicador también bajó un 32,8% con relación a abril del año pasado.

“El deterioro de abril es atribuible a los efectos de la pandemia, que se manifestaron en una simultánea caída de los ingresos fiscales y un aumento del gasto público. Los ingresos totales experimentaron un descenso del 7,4% respecto de marzo, mientras los gastos subieron un 14,7% en igual lapso”, detalló Víctor Beker, director del CENE.

“En materia de ingresos, la caída se registró pese al incremento verificado en la recaudación del impuesto a los débitos y créditos bancarios, como producto de la mayor bancarización de la economía por efecto de la cuarentena”, agregó.

“En cuanto a los gastos, se cuentan varios vinculados directamente con la necesidad de mitigar los efectos de la pandemia, tales como el pago del Ingreso Familiar de Emergencia, la entrega de tarjetas alimentarias y el Programa de Apoyo al Empleo. También se registraron pagos de intereses por 38.000 millones de pesos al sector privado, lo cual equivale a un 6,5% del gasto total”, completó el economista.

El Índice de Equilibrio Fiscal se calcula como el cociente entre los gastos y los ingresos totales. El valor 100 indica una situación equilibrada; por encima de dicho valor denota superávit, y por debajo, déficit.

Durante abril los ingresos se colocaron en $316.249 millones, mientras que los egresos fueron $582.298 millones, lo que genera un IEF de 54,31. 

 

San Luis 24 Redacción Buenos Aires

× Whatsapp