El divorcio de Kim Kardashian y Kanye West y su millonario acuerdo prenupcial

La expareja tiene por delante un complicado proceso debido a las millonarias cifras que tienen que repartirse

Kim Kardashian y Kanye West llevaban unidos desde el año 2008, cuando ella todavía estaba casada con su segundo marido, Kris Humphires. Seis años después decidieron darse el ‘sí quiero’, en una inolvidable boda con un banquete previo al enlace en el Palacio de Versalles que había sido cerrado exclusivamente para ellos; y una ceremonia íntima en Florencia al día siguiente con 600 invitados.

Unos meses después del enlace, según Radar Online, firmaron un millonario acuerdo prenupcial en el que acordaban que ocurriría en un futuro de producirse un divorcio.

En aquellos años, el rapero era el doble de rico que la simplemente estrella de la telerrealidad (100 y 40 millones de dólares respectivamente). En este documento ambos acordaban que, de producirse un divorcio, Kim Kardashian recibirían un millón de dólares por cada año de matrimonio con un límite de 10 millones. También conservaría todas joyas las que el rapero le había regalado y le regalase durante su relación. Además de todo esto, la protagonista de ‘Keeping Up With The Kardashians’ también se beneficiaría de un seguro de vida de West valorado en 20 millones de dólares.

Ahora, seis años después de la firma del acuerdo han puesto fin a su relación, cuando las cuentas bancarias de ambas partes han cambiado cuantiosamente: Kim ha pasado de los 40 millones de antes a 780 en 2021; y Kanye pasó de los 100 a los 1.300 millones. Con estas cifras delante, la situación del rapero parece mucho más favorable que la de la empresaria, pero no es así. A pesar de la impresionante cifra de West, su patrimonio está vinculado a su marca de ropa, la cual no tiene liquidez para convertir ese valor en efectivo. En cuanto a su firma de zapatillas, esta también está vinculada con Adidas, quien fabrica el producto que luego se vende por más de 200 dólares el par. De todo esto se deduce que la situación de Kim Kardashian es más favorable.

Estas cifras convierten este divorcio en, posiblemente, el más caro de la historia. Ahora queda por resolver otros temas al margen de las cantidades económicas, como es la custodia de los cuatro hijos que tienen en común: North, Saint, Chicago y Psalm. Según recogen algunos medios, la televisiva está luchando por quedarse con la custodia completa de ellos.

También queda por dilucidar quién se queda con la casa de los Ángeles, ya que, según explica ‘Page Six’, mientras Kim es la dueña del terreno, Kanye West lo es de la casa en sí. A esta propiedad habría que sumar también otras que tendrán que repartirse: la casa anexa a esta mansión de Hidden Hills; el rancho de Wyoming; la finca del Madison Club en La Quinta; una parcela en Calabasas de 120 hectáreas; 5 millones de dólares en obras de arte; 4 en vehículos privados; 3,2 en joyas; y casi medio millón en ganado.

Fuente: El norte de castilla

× ¿Te ayudamos?