El drama de los abuelos por los recortes de PAMI a los servicios de atención domiciliaria

AUDIO: VANINA ELIZONDO (MÉDICA)

{mp3}elizondo09102018{/mp3}

 

Los continuos ajustes del Gobierno nacional al presupuesto del Programa de Atención Médica Integral (PAMI) generó múltiples inconvenientes para los jubilados en general, pero se hace más evidente en los mayores que viven en localidades del interior provincial.

Tal es el caso de Natividad Fernández, vecina de Villa de Merlo, que sufre varias afecciones en sus piernas (además de insuficiencia cardíaca) y la obra social le quitó la posibilidad de recibir atención domiciliaria.

“Hace 4 meses atrás, la auditoría del PAMI decidió cortarle el servicio y ella no estaba en condiciones que se le corte el servicio”, informó la doctora Vanina Elizondo. La paciente sufre de deformaciones en sus pies, úlceras en las piernas, várices y deformaciones.

La mutual de los jubilados terceriza los servicios de atención a domicilio pero entrega cupos: es decir, paga la atención de una determinada cantidad de pacientes, sin evaluar las dolencias de cada uno.

“En Merlo y en la Costa de los Comechingones, el 80 por ciento de los pacientes tiene una realidad que no es factible de ser evaluada con una auditoría. Son personas que no tienen una familia que le gestione los pedidos. Al ser una empresa tercerizada, hasta para hacer un análisis de orina se necesita la autorización firmada por el médico de cabecera; para eso, el paciente se tiene que trasladar (hasta la clínica donde atiende el médico) o lo tiene que hacer un familiar, que muchas veces no existe”, detalló Elizondo.

El flagelo lo viven, sobre todo, los más ancianos: “Son gerontes no personas de una edad media que pueden tener una esposa viva o alguien que los ayude”, remarcó la doctora.

La médica dio otro dato doloroso: “Hay mucha gente, sobre todo en la Costa, a la que se la ha cortado el servicio y han fallecido por eso”.

× ¿Te ayudamos?