El embajador de Argentina en México salió a justificase tras el escándalo sobre su vestimenta

Este miércoles, el embajador argentino en México, Ezequiel Sabor, recibió a la Fragata Libertad en la ciudad portuaria de Veracruz vistiendo bermudas y zapatillas, una actitud que despertó fuertes críticas. Sin embargo, desde la sede diplomática salieron a justificar su atuendo mediante un comunicado, donde afirmaron que su look se debió a que “la agenda formal del evento incluía únicamente actividades náuticas”.

Con el objetivo de sumarse a la nueva edición del prestigioso encuentro náutico “Velas de Latinoamérica”, el buque escuela insignia de la Armada arribó a México. Por eso, desde la cuenta oficial en Twitter de dicha fuerza de seguridad compartieron un video en el que Sabor estrecha manos de los marinos vestidos de gala usando un atuendo deportivo.

“Conforme a los hechos de público conocimiento, efectivamente el Embajador de Argentina ante los Estados Unidos Mexicanos Ezequiel Sabor asistió a la recepción de la Fragata Libertad el viernes 31 de agosto y a todos los actos del Festival Velas Latinoamérica, en el Puerto de Veracruz”, aseguraron desde la sede diplomática en un comunicado.

En ese sentido, en el escrito que difundió la embajada nacional en México justificaron la vestimenta del diplomático porque “la agenda formal del evento incluía únicamente actividades náuticas, motivo por el cual el Embajador Sabor se encontraba con vestimenta deportiva y no la etiqueta que merece un almuerzo en la histórica Fragata”.

“El almuerzo fue una actividad organizada súbitamente, que el Embajador decidió aceptar por la honra de compartir un momento de camaradería con la tripulación del Buque Escuela; posteriormente se dio a conocer que el acto contaría con formación militar y cobertura de medios”, resaltaron en el comunicado de prensa.

Al tiempo que finalizaron que “la recepción oficial a bordo de la Fragata tuvo lugar esa noche y el Embajador Sabor asistió con vestimenta formal y brindó unas palabras de agradecimiento y respeto por el buque insignia, solicitando un minuto de silencio memoria de los 44 tripulantes del ARA San Juan, tal como lo ha manifestado esta representación en su oportuno momento”.

Vale recordar que entre las voces críticas que salieron a cuestionar a Sabor estuvo Irma Argüello, titular de la Fundación NPsGlobal, quien calificó de su estilo de “impresentable” y consideró que la forma en que estaba vestido “dice mucho” de los argentinos “como sociedad y país”. Según comprende, afrontamos no sólo “una degradación de nuestras ceremonias” sino “la ausencia de ellas”.

Sin embargo, según trascendió, Cancillería habría asegurado que solo realizarían un llamado de atención al embajador Sabor, aunque es posible que no logre satisfacer las críticas que se viralizaron en redes sociales, ya que destacaron la gran importancia del buque por haberse convertido en un símbolo del país tras de su retención en Ghana en 2012 por orden del fallecido juez norteamericano Thomas Griesa en una causa que mantenían los fondos buitres.

× ¿Te ayudamos?