El femicida de Julieta Del Pino rechazó que le realicen un examen psiquiátrico

En la jornada de ayer se cumplió un año del brutal femicidio de Julieta Del Pino, generando el hecho de mayor conmoción y triste en la historia de la localidad santafecina de Berabevú.

Cristian Romero, el sindicado como autor material del crimen está detenido en la cárcel de Piñero. Y las autoridades del Poder Judicial aún están a la espera de pruebas de laboratorio para llevar adelante la acusación y posterior elevación a juicio oral de la causa.

Principalmente aguardan datos de Genética, de un laboratorio de Rosario, las cuales serían contundentes a la hora de fundamentar el pedido de condena.

Si bien en los últimos meses no surgieron novedades relevantes en la causa, una alta fuente judicial informó a Sur 24 que los datos que se desprenden del hisopado vaginal concluyen que en un principio no hubo abuso sexual por parte del femicida.

Además, confirmaron que Cristian Romero se negó en las últimas semanas a que le practiquen una pericia psiquiátrica, sosteniendo el silencio absoluto, como lo hizo desde el primer momento en que fue detenido.

Crónica de un fin de semana desesperante

Julieta Del Pino, de tan solo 19 años, salió de trabajar el viernes 24 de julio cerca de la medianoche. Le había pedido a su madre, vía mensaje de WhatsApp, que caliente la comida. Pero nunca llegó a su casa.

Las cámaras de seguridad de la localidad dejaron en claro que fue interceptada por un Volkswagen Gol Trend cuando tan solo restaban tres cuadras para llegar a su casa.

Fabiana Morón, la mamá de Julieta comenzó a preocuparse. Primero se comunicó con uno de sus hijos. Más tarde, a las 5 AM concurrió a la Comisaría.

Dieron inicio a un rastrillaje, que finalizó el domingo 26 en la casa del sindicado como autor material del hecho: Cristian Romero. En el patio, debajo de una losa, encontraron el cuerpo de Julieta. La autopsia determinó que murió producto de golpes y estrangulamiento.

La fiscal Susana Pepino es quien lleva adelante la investigación y con el correr de los días fue solicitando una serie de pericias de laboratorio para engrosar las pruebas que pesan sobre el acusado.

Entre ellas, una de odorología (análisis de olores y su fuente) en el vehículo de la persona detenida, donde también participaron perros. Se cotejó lo obtenido con la vestimenta y objetos de la víctima, arrojando resultado positivo, indicando que Julieta estuvo en el automóvil del acusado.

Además, se realizaron pruebas biológicas colectadas en los allanamientos. Se enviaron a Genética, junto a las uñas, los hisopados vaginales, todo lo que surgió de la prueba de luminol realizadas en el auto y el domicilio de Romero.

El objetivo es que ese material enviado al Laboratorio de Genética de Rosario se pueda cotejar con la sangre del sindicato como autor material del hecho.

A Cristian Romero la muestra de sangre se la extrajeron en el mes de febrero. Fuentes del Poder Judicial confirmaron a Sur 24 que aún no están disponibles los resultados de Laboratorio.

Si bien, consideran que el escenario de Pandemia juega en contra, por la cantidad de estudios que se procesan en forma diaria, ya pasaron más meses de lo esperado.

Una vez que estén estos datos disponibles, se va a poder llevar adelante la Reconstrucción Integral de lo ocurrido, donde se traza una hipótesis de cómo sucedieron los hechos.

Por otro lado, los investigadores señalaron que a un año del femicidio no consiguieron dar con el celular ni la bicicleta en la que se movilizaba Julieta esa trágica noche.

Aunque sí quedó demostrado que el detenido incendió distintos elementos en el patio de su casa.

El futuro de la causa

Una vez que fiscalía cuente con los resultados de Genética, estarían en condiciones de llevar adelante la acusación y luego la audiencia preliminar. Para más tarde fijar fecha y poder dar inicio al Juicio Oral.

Por el momento la causa es caratulada como Femicidio doblemente agravado.

Fuente: EL LITORAL

× Whatsapp