El Gobierno apura destinar fondos para evitar un diciembre caliente

Diciembre, otra vez. La crisis económica, el efecto de la devaluación y el descontento social volvieron a poner la lupa sobre la llegada del fin de año y de las fiestas. Para intentar paliar los conflictos sociales, el Gobierno activó una nueva agenda de contención que tiene tres ejes centrales: la CGT y los gremios no kirchneristas, los jubilados y los sectores vulnerables, y apuntalar –levemente– el consumo hacia el primer trimestre de 2019.

 

Entre mañana y el martes se anunciará formalmente el desembolso de una suma cercana a los $ 800 millones extra para otorgar un bono de fin de año a los más de 200.000 empleados de la administración pública nacional.

 

Ahora le tocará mover a las provincias. Muchas de ellas, como Santa Cruz, no están en condiciones de dar bonos extraordinarios. En Buenos Aires habrá reuniones al respecto, al igual que en la Ciudad. De todas formas, no hay una calma total en lo que se refiere a los sindicatos: Sica ordenó, por ahora, seguir adelante con las más de 70 auditorías que están en manos de Jorge Triaca, el hasta ahora secretario de Trabajo, ya en “transición” hasta que el ministro termine de elegir su reemplazo. 

 

De todas formas, tanto el bono extra para privados y estatales como los fondos para jubilados forman parte de una estrategia para intentar poner dinero fresco en los bolsillos de la clase media y la clase baja con el objetivo de recuperar algo de la estrepitosa caída del consumo. Las fiestas son un momento clave, sumadas al turismo interno, para que la Argentina empiece a encarar el camino de la recuperación.

 

La gobernadora prepara su tercer desembolso de fondos para refuerzo alimentario, mientras que Stanley está trabajando a nivel nacional en el mismo sentido. dos peronistas que supieron compartir militancia a finales de los noventa con el hoy diputado provincial de Cambiemos Marcelo Daletto. “Vamos a seguir teniendo piquetes”, se resignan en Desarrollo Social. Pero, argumentan, podrán dosificarse si la situación no se desborda. Y, dicen, en eso trabajan.

Fuente: Perfil