El Gobierno avanza con la aplicación de la ESI mientras grupos religiosos marchan para impedirlo

El Gobierno de San Luis, a través de la recientemente creada Área de Educación Sexual Integral – dependiente del Ministerio de Educación –, avanza en la aplicación de la ESI en todos los colegios y todos los niveles educativos de la Provincia.

La titular de la dependencia, Sandra Cabrera, anunció que a fines de noviembre 500 docentes puntanos recibirán capacitaciones para la implementación de la Ley Nacional 26.150. Además, adelantó que cada establecimiento de gestión pública tendrá un referente que servirá de nexo con la cartera educativa.

La aplicación de la Educación Sexual Integral (ESI) se estableció desde la otra semana, cuando el gobernador Alberto Rodríguez Saá firmó el decreto de adhesión a la Ley N° 26.150, con el objetivo de implementar la obligatoriedad de la educación sexual integral en todos los niveles y modalidades educativas, abordando, sin excepción, los cinco ejes conceptuales: cuidar el cuerpo y la salud; valorar la afectividad; garantizar la equidad de género; respetar la diversidad; ejercer nuestros derechos.

El martes pasado funcionarios de del Ministerio de Educación de la Provincia se reunieron con miembros del Programa Nacional de Educación Sexual Integral para delinear trabajos de forma conjunta y de esa manera llevar a cabo la implementación de ESI en las escuelas de San Luis.

“Allí hablamos sobre nuevas resoluciones adoptadas por el Consejo Federal de Educación, como es la 340 de este año, que establece nuevos núcleos de aprendizajes prioritarios para cada nivel, vinculados con la ESI”, explicó Cabrera.

Mientras se ultiman los detalles para que la ESI sea una realidad en los colegios, grupos vinculados con la Iglesia Católica y otros credos realizan este domingo una “una caravana por la familia y la educación”.

La marcha se organizó para esta jornada a nivel nacional. En San Luis, partió desde ASEBA y tenía como destino la plaza Independencia. “No a la ideología de género y a la ESI contraria a la familia”, es el lema de la manifestación, que invitaba a acompañar la protesta con globos celestes y rosas.

“En defensa de la vida, la niñez y la familia argentina” era el mensaje principal que circuló todo el país para convocar a la caravana.

Si bien la marcha no es organizada por ninguna Iglesia como institución, diferentes credos apoyaron abiertamente su realización.