El gobierno busca evitar atrasos en reportes de fallecidos y apuntala el sistema de notificaciones

El gobierno de Mendoza quiere evitar atrasos en las notificaciones sobre Covid-19, en particular fallecidos y altas. Por ello, ha dispuesto un equipo de seguimiento de las novedades en los hospitales con el objetivo de que no haya demoras en el ingreso de datos y se pueda tener información fresca.

En ese contexto, anunciaron que comenzarán a usar un nuevo sistema de reporte de información diaria, que ya fue adelantado por el gobernador Rodolfo Suárez el miércoles por la noche.

A partir de esto, advierten que es probable que se incremente el número de fallecidos notificados cada día. Para evitar confusiones presentarán dos listas: una con los de la jornada y la otra con reportes de los decesos de fechas anteriores notificados tardíamente.

La ministra de Salud, Desarrollo Social y Salud, Ana María Nadal, dijo a Los Andes que se están presentando demoras en las cargas de muertes de cuatro días y a veces más en algunos casos. La sobrecarga que viven los efectores de salud para atender las demandas de la pandemia a veces hace difícil concretarlo, pero al mismo tiempo tener información oportuna es esencial. No sólo eso: explicó que los protocolos determinan que el plazo máximo de carga de datos al Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Sisa) es de 48 horas, pero muchos efectores no están pudiendo cumplir.

“Lo que queremos subsanar es que hemos visto que en otras provincias ha habido una diferencia entre, por ejemplo, la cantidad de personas fallecidas registradas y las reales; para que no nos pase esto nos queremos adelantar y queremos tener la información lo más al día posible”, destacó funcionaria.

Sobrevuela el fantasma de lo que ocurrió en Buenos Aires que conllevó una lluvia de críticas y que iba en el mismo sentido.

A fines de setiembre funcionarios bonaerenses presentaron una nueva herramienta de gestión de la información. A partir de esto, en pocos días el número de muertes reportadas comenzó a incrementarse respecto de las de semanas anteriores y resultó en 3.500 fallecimientos más, que no habían sido incluídos. Ni lerdos no perzosos, los críticos los acusaron de “esconder muertos”.

Lo que explicaron en aquel entonces es lo mismo que advierten en Mendoza: que los fallecidos no son del día y que tiene que ver con las dificultades que a veces supone la carga.

Lo que hicieron los bonaerenses fue reunir datos de varias áreas y actualizar en tiempo real los fallecimientos por Covi-19. Esto dado que la Organización Mundial de la Salud había advertido sobre las dificultades de gestión de datos que presentaba la pandemia y la necesidad de mejorarlo.

Al cierre de esta edición, la provincia presentaba 434 fallecimientos acumulados desde el inicio de la circulación del virus en tierras mendocinas, con dos jornadas recientes con picos de 13 muertes notificadas en una jornada. Además, 32.971 casos positivos confirmados y 18.434 personas recuperadas (datos del miércoles por la noche).

Positivos en “paquetes”

Nadal detalló que se implementarán dos estrategias. Una es fomentar y facilitar el cargado al Sisa, el sistema nacional en el que se carga toda la información sobre Covid-19.

La otra es reasignar funciones a equipos del ministerio para que se comuniquen todos los días con hospitales para requerirles la carga actualizada, que no queden personas fallecidas sin reportar y se genere una brecha.

Otro de los cambios en los reportes están asociados a la forma en que se comunican los nuevos positivos. Estos se informarán en tres paquetes: por nexo clínico, por test de antígenos (rápido) y por PCR.

Este último es el método por el que se constató la infección desde el inicio de la pandemia, por laboratorio. Luego se incorporó el nexo clínico, en referencia a quienes presentan síntomas asociados a Covid y conviven con alguien diagnosticado positivo por PCR, entonces son considerados también positivos sin realizarles el hisopado.

El tercer grupo es el de más reciente incorporación. Son los diagnosticados con test rápidos que en 15 minutos permiten saber si alguien tiene la infección. Llegaron a la provincia a fines de septiembre tras ser aprobados en el país y se están utilizando, sobre todo, en operativos territoriales en los barrios.

“Hay que hacer énfasis en que por haber salido a territorio puede haber un posible aumento de casos positivos, pero hay que darle primero la lectura en cuanto al porcentaje de positividad que seguimos conservando”, recalcó la funcionaria. Subrayó lo ya dicho y que sostiene la estrategia de la gestión local: que esto permite llegar de manera más rápida y oportuna a gente con síntomas, tomar acciones con personas vulnerables que viven con positivos y evitar que muchos lleguen al sistema de salud complicados.

“Estas conductas son exitosas, testear mucho, aislar y seguir para cortar las cadenas de contagio”, concluyó.

Fuente: Los Andes