El Gobierno buscará una reforma laboral “en cuotas”: el blanqueo, primer objetivo

En un primer momento Cambiemos iría por los puntos menos conflictivos del polémico paquete que había delineado a fines de 2017. El ministro de Producción prevé avanzar primero con el amplio perdón a empresarios que blanqueen a trabajadores no registrados y la creación de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias.

 

Tras la convulsionada aprobación de la reforma previsional en diciembre de 2017, en medio de masivas marchas de repudio y la feroz represión ordenada por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, el gobierno de Mauricio Macri tuvo que poner en stand by su ansiada flexibilización laboral.

 

Se preveía que el paquete delineado en el Poder Ejecutivo no iba a pasar por el Congreso e iba a significarle un duro revés político al gobierno de Cambiemos. Por eso cambió su estrategia y resolvió fraccionar la polémica iniciativa en una serie de leyes separadas de modo de diluir la resistencia.

 

UN PERDÓN A LAS EMPRESAS CON TRABAJADORES EN NEGRO
Ahora el gobierno puso primera y se prepara para comenzar a dar la pelea en el Congreso. Según consignó Ámbito Financiero en su edición de este viernes el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, “avanzará en el verano en los capítulos menos conflictivos de la reforma laboral. El objetivo será preparar el terreno para debatir en el Congreso en el arranque de las sesiones ordinarias al menos el tramo de blanqueo que prevé un amplio perdón a los empresarios por declarar trabajadores no registrados”.

 

LA POSTERGACIÓN DE LAS PASANTÍAS
Ante la fuerte resistencia que genera “quedará al margen, al menos en la primera etapa, el apartado sobre relanzamiento de las pasantías laborales, que había generado inquietud en sectores del sindicalismo por su asociación con las prácticas de flexibilización aplicadas en los ’90”.

 

El ex ministro de Trabajo luego degradado a Secretario, Jorge Triaca, nunca pudo hacer avanzar el debate ante la falta de acuerdo interno en la CGT y la poca predisposición del peronismo en el Senado a acompañar la medida sin el aval de la central sindical. Ahora Sica volvió a la carga y puso la reforma laboral, uno de los puntos reclamados por el FMI, al tope de su agenda para este año.

 

“Desde aquella ruptura, además, la conducción de la CGT terminó por radicalizar su postura e incluyó en todos sus pronunciamientos un rechazo tajante a cualquier intento del Gobierno por reiniciar la discusión relacionada con la legislación laboral. Días atrás, de hecho, el cotitular de la central Héctor Daer advirtió que en lugar de avanzar sobre esa problemática el Ejecutivo debía llamar de nuevo al Consejo del Salario para actualizar el piso de ingreso con un ajuste extra al 25% resuelto en agosto pasado. El planteo fue validado por el Consejo Directivo de la CGT pero hasta esta semana no tuvo respuesta formal” consignó Ámbito Financiero.

 

Fuente: Minutouno