El Gobierno de Macri recorta más de $7 mil millones al plan Progresar

Pese al aumento que anunció en enero en los montos de las becas del plan Progresar, el Gobierno de Mauricio Macri aplicó un fuerte recorte al programa y dejará sin el beneficio a más de 350 mil estudiantes.

 

El Presidente lanzó el “nuevo plan” Progresar el 30 de enero de este año, a su regreso del Foro de Davos. Ese día informó que los montos aumentarían y que se premiaría el rendimiento académico de los beneficiarios.

 

Macri adelantó que el programa dejaba de depender de ANSES para pasar a formar parte del Ministerio de Educación. Esto permitiría la aplicación de criterios “meritocráticos” para la continuidad del otorgamiento a cada uno de los estudiantes beneficiarios.

 

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) accedió a un informe interno de la cartera educativa y evaluó la actualidad del plan y cómo será su continuidad: su presupuesto fue reducido en más de 7 mil millones de pesos y un total de 362 mil estudiantes dejarán de percibir la beca.

 

Los becarios recibían, desde el 2015 y hasta el anuncio de Macri, $900 mensuales. Con el lanzamiento del “nuevo plan” pasaron a cobrar $1250 (un 38,9% más), pero sólo en 10 de los 12 meses del año. La actualización, además, fue en detrimento de poder adquisitivo de los beneficiarios: la inflación sumó entre 2016 y 2017 casi el 70%.

 

“Lo que escondía el anuncio era un brutal ajuste sobre el plan que apuntaba a garantizar el acceso de jóvenes a la educación en todos sus niveles”, indica el informe del CEPA.

 

El programa comenzó a implementarse hace cuatro años como una ayuda de 600 pesos para los jóvenes de entre 18 y 24 años que retomaran sus estudios –en cualquier nivel, primario o secundario– o que, siempre proviniendo de hogares con ingresos menores a un salario mínimo, cursaran una carrera terciaria, universitaria o se estuvieran capacitando en un oficio.

 

En 2015, el monto de la beca fue aumentado a 900 pesos, y el requisito de ingresos familiares pasó a ser de tres salarios mínimos. En promedio, en los últimos tres años el Progresar tuvo un número estable de beneficiarios, de entre 750 y 800 mil estudiantes, con un pico de un millón de becados en 2015.

 

Con la actualización, el “nuevo plan” Progresar necesitaría 17.320 millones de pesos para llegar a todos los inscriptos. Sin embargo, su presupuesto para este año es de 10.000 millones de pesos.

 

Por otra parte, el programa dejó de lado su carácter universal para guiarse por una lógica meritocrática: los beneficiarios deberán aprobar el 75% de las materias de cada año para seguir percibiendo la beca. El CEPA advirtió que las nuevas Becas Progresar son regresivas porque discriminan justamente a los estudiantes de bajos ingresos que son los que más lo necesitan y adolecen además de una mirada de género al no considerar que las alumnas embarazadas perderán casi con seguridad el beneficio al no poder cumplir ese requisito puntual.

 

En términos de acceso también dejó de ser universal para pasar a estar limitada por el presupuesto que se le asigne. La renovación dejó de ser automática para tener que tramitarse cada año.

 

(Con información de Diario Uno de Entre Ríos y Minuto Uno)