El Gobierno espera un estudio para lanzar la vacunación en menores de 12 años

El Ministerio de Salud de la Nación recibió con entusiasmo la noticia de que la revista especializada The Lancet Infectious Diseases publicó un estudio que revelaba que la vacuna china Sinopharm era “segura y bien tolerada” en menores de entre 3 y 17 años.

Es que desde hace tiempo el Gobierno espera que sus pares de China y Emiratos Árabes envíen toda la documentación necesaria para que la ANMAT apruebe la vacunación en este rango etario y de esa manera comenzar con la inoculación de los que tienen entre 3 y 12 años, lo que posibilitaría alcanzar lo que en el Ministerio de Salud llaman la “verdadera inmunidad de rebaño”, es decir, alcanzar con la vacuna a más del 90% de la población. Fuentes oficiales confirmaron que ese organismo ya recibió parte de los documentos e inició el proceso para otorgarle el visto bueno.

Trepar a ese número posibilitaría, según los expertos, cortar la circulación del virus ya que los más jóvenes dejarían de transportar el COVID-19. La Argentina ya recibió 24.448.000 de dosis de vacunas Sinopharm, de las que cerca de 8 millones aún no se utilizaron.

Según trascendió, los análisis de combinación de vacunas con Sinopharm arrojaron resultados positivos. Al utilizar una dosis de Sputnik V o AstraZeneca con una segunda del suero chino, se determinó que “todos los esquemas heterólogos producen mejor respuestas humorales que la homólogo (dos dosis de Sinopharm)”. “Desde esta perspectiva se podría usar cualquiera de las combinaciones”, agregaron a este medio.

Sin embargo, en caso de que la ANMAT apruebe su uso en menores de 12 años, las dosis de Sinopharm quedarían descartadas como combinación de sueros.

Cuántos menores de edad necesitan ser vacunados contra el coronavirus en la Argentina

Según las estimaciones de población del INDEC, los menores de entre 3 y 12 son una población de unas 6 millones de personas, para las que se necesitarían unas 12 millones de dosis para completar ambos esquemas. El país aún debe recibir lotes en el marco del contrato por 24 millones de vacunas que se firmó meses atrás.

Además la Argentina ya cerró contratos con los laboratorios Pfizer y Moderna, cuyas vacunas por el momento solo pueden utilizarse en adolescentes de entre 12 y 17. Sin embargo ambos sueros podrían recibir pronto la autorización para su utilización en niñas y niños.

Semanas atrás, la ministra de Salud de la Nación Carla Vizzotti se reunió con autoridades de los Emiratos Árabes, país que llevó adelante ensayos clínicos con las dosis de Sinopharm en esa población, a la que le aplicó dos dosis con un intervalo no menor a 21 días y los resultados, según informó el Ministerio de Salud de la Nación, “fueron positivos y similares a los adultos, tanto en seguridad como en inmunogenicidad”.

“Si bien los niños, niñas y adolescentes por lo general presentan la enfermedad COVID-19 en forma leve, es clave avanzar en su protección individual que va a redundar en un beneficio indirecto en poblaciones de mayor edad que presentan más riesgo de complicaciones y muerte”, explicó Vizzotti. En el Gobierno entienden, además, que la inoculación de los menores es una herramienta para garantizar la escolaridad y la presencialidad en las aulas.

A esta voz luego se sumó la de la asesora presidencial Cecilia Nicolini que sostuvo que “es factible que podamos empezar este año”, aunque advirtió: “Va a depender de los resultados de la presentación de informes y la aprobación de las autoridades correspondientes”.

La vacuna de Sinopharm es “segura y bien tolerada” en niños

Los resultados sobre el trabajo de la vacuna inactivada de Sinopharm fueron publicados por la revista especializada The Lancet Infectious Diseases, un estudio que fue liderado por ShengLi Xia, del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China, en Henan, China.

Estas conclusiones indican que la aplicación de la vacuna de Sinopharm en niños y adolescentes es “segura y bien tolerada” en todos los niveles de dosis probadas en niñas, niños y adolescentes de entre 3 y 17 años.

Si bien la infección por el coronavirus suele causar síntomas más leves en niños y adolescentes, los científicos consideraron que ese grupo de la población puede igualmente adquirir el virus y contagiar a otras personas. Es decir, niños y adolescentes también juegan un papel clave en la transmisión del coronavirus.

Del análisis de los resultados se determinó que el efecto secundario más frecuente en el lugar de la aplicación fue el dolor en el brazo. Además, se registró fiebre como otro efecto secundario frecuente. La mayoría de los efectos fueron leves a moderados.

Fuente: Diario de Cuyo

× Whatsapp