El llamativo método que podría definir a Portugal y España en el Mundial

El desenlace del Grupo B del Mundial de Rusia puede ser objeto de una definición poco común, en caso de que España y Portugal obtengan exactamente el mismo resultado en sus duelos ante Marruecos e Irán, respectivamente.

Ambos tienen 4 puntos, una diferencia de gol de +1, convirtieron 4 goles y recibieron 3. Además, entre ellos igualaron 3-3. Por lo tanto, ¿qué sucede si tampoco se sacan diferencia en el próximo cotejo?.

Lo primero que hay que dejar en claro es que si los dos seleccionados empatan o ganan clasificarán a la siguiente fase y restaría definir cuál lo hará como primero y cuál será el escolta. Pero en caso de que ambos pierdan, será Irán el cabeza de zona, mientras que sólo uno de los europeos pasará de ronda.

Para este tipo de casos, la FIFA instauró el sistema de desempate por Fair Play, que ya utilizaba la UEFA, y por eso lo que decidirá la clasificación será el juego sucio de ambos equipos. La Casa Madre del Fútbol le puso un valor negativo a las tarjetas rojas y amarillas, el elenco que más puntos pierda quedará por debajo del otro.

El reglamento establece:

El sistema de puntos de juego limpio en el cual el número de tarjetas amarillas y rojas en todos los partidos del grupo es considerado según las siguientes deducciones:

· Primera tarjeta amarilla: menos 1 punto
· Segunda tarjeta amarilla/ roja indirecta: menos 3 puntos
· Tarjeta roja directa: menos 4 puntos
· Tarjeta amarilla y roja directa: menos 5 puntos

Este sistema está instaurado hace tiempo, pero nunca se utilizó en un Mundial. El único antecedente fue en la Eliminatoria de Europa para Suiza 1954, cuando el destino de Turquía y España se definió mediante este método. En aquella oportunidad, un niño italiano llamado Luigi Franco Gemma escogió el papelito de Turquía y los españoles se quedaron sin ir al certamen.

Fuente: Infobae