El maltrato hacia el planeta ha incrementado el riesgo de pandemias

El Grupo de Trabajo Científico Internacional en Prevención de Pandemias, organizado por el Instituto de Salud Global de Harvard junto con la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, publicó un informe este 18 de agosto el cual analiza el riesgo actual de que surjan nuevas enfermedades como el covid-19 y las acciones necesarias para reducir esta amenaza.

En un artículo publicado por El País, se indica que el riesgo de propagación de enfermedades infecciosas emergentes que puedan causar otra pandemia como la actual ha aumentado en las últimas cinco décadas debido a la creciente alteración o destrucción de los ecosistemas. Esto genera un desplazamiento forzado de especies que, frente a la proximidad con los humanos, puede provocar zoonosis (es decir, que un patógeno de riesgo presente en un animal se transmita a la especie humana y se desarrolle una enfermedad que pueda desencadenar una pandemia).

El nuevo estudio demuestra que el cambio climático, la deforestación, el mercado de animales salvajes, la agricultura intensiva y otras actividades de destrucción ambiental influyen en la propagación de patógenos presentes en animales salvajes.

Principales portadores de virus

El 50% de las enfermedades infecciosas emergentes detectadas en las últimas décadas provenían de animales salvajes, según muestran los investigadores en el estudio.

Los principales portadores de virus potencialmente contagiosos son los murciélagos (con predominancia para virus tales como coronavirus (SARS), paramyxovirus (Nipah), filovirus (Ébola) y rhabdovirus (rabia)), los roedores (potenciales transmisores de arenavirus (fiebre de Lassa) y bunyavirus (síndrome por Hantavirus)) y los simios que principalmente portan retrovirus como el HIV.

Acciones insuficientes para controlar futuras pandemias

El grupo de investigadores destaca que las medidas de prevención de la diseminación de patógenos para evitar nuevas pandemias están siendo subestimadas frente a las dificultades para controlar el covid-19. Hasta ahora, los esfuerzos se están centrando exclusivamente en la contención: fortalecimiento de los sistemas de salud, aumento de pruebas de diagnóstico, medicamentos y vacunas, que son “fundamentales, pero insuficientes para poder controlar otras futuras pandemias”.

El doctor Aaron Bernstein, líder del grupo de investigación, afirma que hasta el momento se han gastado más de seis billones de dólares para combatir la pandemia provocada por el coronavirus. Conforme a los cálculos de este científico, solo un 2% de este gasto (22.000 millones de dólares) bastaría para financiar las actividades de reducción de la deforestación y control del comercio de especies silvestres para prevenir la diseminación de cualquier virus con potencial zoonótico.

“Existe una cierta dicotomía entre la prevención de la propagación de un virus a la especie humana y la preparación para la contención de una epidemia porque invertir en algo que no sucedió no favorece tanto al discurso público”, explica Guilherme Werneck, profesor de epidemiología de la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UFRJ) e integrante del grupo de investigadores. No obstante, él defiende que no existe ningún antagonismo entre estas acciones y que ambas deben ser llevadas a cabo.

Fuente: Meteored