El ministro de Hungría pidió la no adhesión de Ucrania

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, mantiene sus declaraciones racistas al llegar a Viena. Aseguró que sus afirmaciones sobre la existencia de una raza húngara que no quiere mezclarse, representan un “punto de vista cultural y civilizatorio.”

Orban cargó contra la organización de la Unión Europea y volvió a pedir con vehemencia a la UE que se replantee su estrategia en la guerra de Ucrania: “La Unión Europea no está en Bruselas. La Unión Europea está en Viena y en Budapest y en Varsovia y en Berlín y en Madrid. Este es un tema muy importante. No quiero meterme con otros europeos ni desviarme de lo que dicen, pero quiero aportar nuestros propios puntos de vista a una decisión europea común. Hay un problema de autorreflexión en Bruselas. Y estoy convencido de que sin autorreflexión en esta situación de guerra tan virulenta no podemos cambiar de estrategia”.

El canciller austriaco Karl Nehammer fijó la inmigración como uno de los grandes temas a afrontar en colaboracion con Hungría, con políticas marcadamente restrictivas de la llegada de extranjeros: “Nos enfrentaremos juntos a grandes desafíos. Y los resolveremos con decisión, claridad y honestidad.”

El jefe de gobierno austriaco criticó los planes energéticos de Bruselas.

Aseguró que “pese a que La Comisión de la UE había anunciado muchas cosas pero estaba aplicando pocas”. Apoyó “La plataforma de compra conjunta de energía”.

Fuente: Euronews