El papá de Matías Auderut sobre el crimen del joven en Villa Gesell: “Otra vez hubo una muerte evitable”

El papá de Matías Auderut, el joven que murió tras recibir una brutal golpiza a la salida del bar Say No More de la ciudad de San Luis en diciembre del 2018, publicó un posteo en las redes sociales en el que destacó la falta de políticas públicas para evitar episodios como el que le costó la vida a su hijo.

Lo hizo en referencia al crimen de Fernando Sosa Báez, ocurrido el fin de semana en Villa Gesell. El joven de 20 años murió tras recibir una golpiza por parte de un grupo de rugbiers en la madrugada del sábado, a la salida de un boliche.

La publicación de Hugo Auderut:

Como padre que sufre la pérdida de un hijo a causa de la violencia y el descontrol de la nocturnidad, digo que otra vez hubo una muerte evitable porque nadie intervino.

En Villa Gesell los distintos controles de seguridad fallaron.

El grupo de jóvenes que mató a Fernando, horas previas habían causado disturbios en la playa y no se tomaron medidas.

Entraron alcoholizados al boliche y tampoco hubo control.

En el boliche venden indiscriminadamente alcohol y luego no se hacen cargo de las consecuencias de los excesos.

El personal de seguridad del boliche saca a los que se pelean a la calle y se desentiende del tema, mientras observa la gravedad del problema y no actúa para evitar que lo sigan golpeando.

La mayoría de la gente alrededor ve golpear a un joven como si fuera un espectáculo y es indiferente.

No hay suficientes policías en una zona de boliches donde hay mucho descontrol a la noche.

El municipio aparentemente no tiene políticas efectivas de intervención.

La ambulancia tardó 35 minutos en llegar.

El común denominador es la indiferencia.

Por otro lado la mayoría de los medios masivos de comunicación, hacen hincapié en la estigmatización de los jugadores de rugby pero no hacen foco en la falta de políticas públicas relacionadas con estas situaciones, que se cobran la vida de nuestros hijos e hijas a lo largo y ancho del país.

Si bien hay distintos niveles de responsabilidad, y nadie puede sentir el dolor de un familiar frente a una muerte, sobre todo evitable, como sociedad debemos involucrarnos y comprometernos en esta problemática de la nocturnidad.

× ¿Te ayudamos?