El periodista que destapó los cuadernos habló del “regalo” de la Cámara Federal a empresarios

Diego Cabot, el periodista del diario La Nación que reveló el escándalo conocido como “cuadernos de las coimas” cuestionó el fallo de la Cámara Federal que este jueves resolvió procesar y detener a Cristina Fernández de Kirchner al considerarla jefa de una asociación ilícita y, sobre todo, rechazó la decisión de los empresarios acusados de presunto pago de sobornos solo sean investigados por “cohecho”.

En su artículo “La Cámara se vistió de Papá Noel y les hizo un regalo a los empresarios”, el periodista destacó que aunque pidan el desafuero de la expresidenta, el poder político la sostendrá y no podrá ser detenida.

El cronista además calificó de “alarmante” la postura del juez Claudio Bonadio y de la Cámara Federal respecto de la leve responsabilidad que le podría caber a los empresarios con dicho fallo.

“Bonadio consideró que los empresarios fueron parte de una maniobra para esquilmar dinero del Estado. A diferencia de los ruegos de los hombres de negocios para que los vean como simples víctimas de un esquema en el que no pusieron las reglas, el magistrado concluyó que las empresas fueron algo más que simples víctimas de los funcionarios”, escribió.

Cabot recordó que “las empresas ponían precios superiores a los de marcado para devolver el anticipo. Se repartían las obras, como declaró el expresidente de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, y le ponían precios superiores para devolver el soborno”. “Luego buscaban la manera de dibujar sus números contables para entregar bolsos llenos de dólares o euros en pleno cepo cambiario”, remarcó.

En ese marco, lamentó que con dicha complicidad de las empresas, los ejecutivos sólo fueran juzgados como “víctimas”.

El fallo del tribunal, que llevó las firmas de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, ratificó la decisión de Claudio Bonadio, quien en septiembre pasado consideró a la expresidenta como jefa de la asociación ilícita que operó en el país, entre 2003 y 2015, en torno de la obra pública. Los jueces además confirmaron los procesamientos con prisión preventiva de Julio De Vido, Roberto Baratta, José López,, como presuntos “organizadores de la asociación ilícita”.

Del lado empresario, la misma figura se le aplicó al financista Ernesto Clarens y a Carlos Wagner, expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción.

Para el resto de los ejecutivos, se revirtió el cargo de organizadores y solo quedó el de supuesto “cohecho”. Dicha decisión alcanza a Ángelo Calcaterra, primo hermano del presidente Mauricio Macri, y ex dueño de IECSA, Aldo Roggio, de Benito Roggio e hijos, Juan Chediak, Juan Carlos de Goycoechea, ex Isoluz, Claudio Glazman, Luis Betnaza de Techint, Armando Losson, Néstor Otero, Juan Carlos Lascurain, Alberto Taselli, Hugo Eurnekian, y Enrique Pescarmona.

 

Fuente: Perfil